Iñaki Urdangarin ha pedido una "excedencia temporal" en Telefónica, con la suspensión de su contrato, y los duques de Palma volverán a residir en Barcelona, después de tres años en Washington.

En un comunicado remitido a Efe desde Washington, Urdangarin explica que ha adoptado la decisión de solicitar una excedencia temporal "ante la posibilidad de que el procedimiento judicial abierto" en el que está en curso "pudiera tener alguna incidencia negativa para el grupo".

De estas decisiones he informado a la Casa de Su Majestad el rey

El esposo de la infanta Cristina explica que se trasladará junto a su familia a Barcelona "con la intención de volver a desarrollar con la compañía nuevas actividades en el futuro" y precisa que ha informado de estas decisiones a la Casa del Rey.

"En los últimos años he venido representando puestos de alta responsabilidad en el Grupo Telefónica, en la convicción de que mis superiores jerárquicos han sabido valorar el esfuerzo y dedicación desarrollado durante este tiempo", señala en esta nota.

A continuación, subraya: "Ante la posibilidad de que el procedimiento judicial abierto y en el que estoy en curso pudiera tener alguna incidencia negativa para el Grupo Telefónica, y para evitar esos posibles efectos, he decidido solicitar a la compañía una excedencia temporal, la suspensión de mi contrato y de mis funciones".

Tras aclarar que sus planes incluyen trasladarse junto a su familia "de Washington a Barcelona con la intención de volver a desarrollar con la compañía nuevas actividades en el futuro", Urdangarin concluye: "De estas decisiones he informado a la Casa de Su Majestad el rey".

Por su parte, la casa real confirma a 20minutos.es que ha sido "informada" de esta decisión del duque de Palma y que la "respeta".

El abogado de Urdangarin, en su casa

El abogado de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, ha acudido a la casa de los duques de Palma en Pedralbes, en Barcelona, donde la infanta Cristina y su esposo han vuelto a establecer su residencia, para reunirse con su cliente.

El abogado, que ha salido poco antes de las 14.30 horas de la casa, se ha negado a hacer declaraciones a los periodistas que le preguntaban por su reunión con Urdangarin y cómo estaba el duque.

Todo bien, todo bien. Gracias

"Todo bien, todo bien. Gracias", se ha limitado a decir el letrado, que ha partido en su automóvil tras permanecer poco más de hora y media en la residencia, a la que han vuelto los duques de Palma después de tres años en Washington.

En un comunicado remitido a Efe, Urdangarin ha indicado que ha pedido una "excedencia temporal" en Telefónica, con la suspensión de su contrato, y que volvía a Barcelona con su familia.

El duque de Palma explica que ha adoptado la decisión de solicitar una excedencia temporal "ante la posibilidad de que el procedimiento judicial abierto" en el que está en curso "pudiera tener alguna incidencia negativa para el grupo", en alusión al caso Nóos por el que ha sido imputado.