Josu Uribetxebarría Bolinaga
Josu Uribetxebarría Bolinaga, condenado por el secuestro del exfuncionario de prisiones José Antonio Ortega Lara. EFE

El preso de ETA Josu Uribetxebarria Bolinaga, ingresado en el Hospital Donostia y aquejado de cáncer, ha decidido este miércoles abandonar la huelga de hambre que comenzó hace 15 días.

Según ha informado el portavoz de Herrira Jon Garai el recluso "ha decididio priorizar su vida"."Ha sido una decisión personal, aunque los médicos le dijeron desde un principio que en su estado no era conveniente iniciar una huelga de hambre", ha dicho. 

Frente al Hospital Donostia, donde se han concentrado un día más miembros de Herrira, se encontraban este miércoles también el hermano del preso y el diputado foral de Medio Ambiente de Gipuzkoa, Iñaki Errazkin (Bildu).

El preso, que fue condenado por el secuestro del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, se encuentra en una situación clínica en la que "la probabilidad de supervivencia a los 12 meses estaría en torno al 10%", según señala el informe clínico elaborado por la Comisión Médica del servicio vasco de salud Osakidetza.

El etarra "Pakito" también abandona la huelga de hambre en apoyo de Bolinaga  La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias concedió el viernes 17 de agosto a Uribetxebarria Bolinaga  el tercer grado basándose en ese informe clínico, que la fiscalía solició este lunes que se ampliara, ya que no contaba con firma de "personas concretas", "historia clínica" ni con "antecedentes".

Cuando recibió el tercer grado, el etarra ya llevaba diez días en huelga de hambre. Una decisión que siguieron alrededor de 273 presos, entre ellos el histórico etarra "Pakito",  para pedir la excarcelación del preso enfermo, sobre la que deberá pronunciarse la Audiencia Nacional, y de otros trece presos más.

Precisamente este miércoles el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, ha asegurado este miércoles que al carcelero del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara,  no se le ha dado ningún "trato de favor".

Ha indicado que salió de la prisión de León porque la enfermedad que tiene "no puede ser tratada en la cárcel", dado que padece un tumor y hace cinco años se le quitó un riñón en el hospital de Donostia. Ha asegurado que era "lo razonable, si hemos de velar por la vida y por la integridad de los reclusos por abyectos que nos parezcan". También ha precisado que se le trasladó al hospital de San Sebastián "porque allí se le operó y se le trató".

35 presos etarras abandonan su huelga de hambre

Un total de 35 presos etarras, entre ellos el exportavoz de Batasuna Arnaldo Otegi y el histórico dirigente de ETA Francisco Múgica Garmendia, "Pakito", han abandonado también la huelga de hambre que mantenían, según fuentes penitenciarias.

Entre estos 35 reclusos que hoy han puesto fin a sus protestas para exigir la puesta en libertad de Uribetxebarria -condenado por el secuestro del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara- figura el etarra José Ángel Lerín Sánchez, "Jacinto".

Al igual que él, también ha abandonado su protesta Otegi, que desde el pasado día 12 estaba reclamando la puesta en libertad de su compañero enfermo. Cuatro días más tarde comenzaba su huelga de hambre "Pakito", si bien Prisiones ha informado de que en su celda de la prisión de Zuera (Zaragoza) donde cumple condena, tenía un bote de aceite con ajos y un envase de lecitina de soja.

Por su parte, Lerín Sánchez, que fue responsable del comando "Donosti" de ETA, ha anunciado que concluía su ayuno en la cárcel de El Puerto de Santa María (Cádiz), centro en el que están internados los considerados presos del núcleo duro de la banda terrorista.

El número de reclusos etarras que iniciaron estas protestas llegó a alcanzar una cifra de 273, aunque desde Instituciones Penitenciarias se insiste en que el seguimiento del ayuno es intermitente y muchos de ellos comen en sus celdas alimentos comprados en los economatos. Dada esta situación, la cifra total de presos que siguen en estos momentos secundando la huelga de hambre es imprecisa.