Identificado uno de los presuntos autores de la muerte de una policía este miércoles en Usera

  • Cuenta con antecedentes policiales, la mayoría por robo.
  • Este jueves se ha celebrado un homenaje a la policía en el Ayuntamiento.
  • Otro agente resultó herido en el tiroteo de este miércoles.
Tiroteo en Usera, en el que murió una policía de 62 años.
Tiroteo en Usera, en el que murió una policía de 62 años.
EFE

La policía nacional ha identificado a uno de los presuntos autores de la muerte este miércoles de una policía municipal de Madrid, que según las primeras investigaciones es el dueño de la furgoneta en la que huyeron, un hombre que cuenta con unos 14 antecedentes policiales, la mayoría por robo con violencia. Se trata de David Manuel Fernández Rodríguez. Tiene 42 años y nació en la localidad francesa de Nancy.

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha explicado, en la capilla ardiente de la agente fallecida, que la hipótesis con la que trabaja la policía es que uno de los presuntos autores es el dueño de la furgoneta en la que éstos huyeron, quien "está identificado" y es "un conocido de la Policía".

En el caso del otro implicado en los hechos, "la investigación está avanzada, pero todavía no está claro del todo" quién es, ha precisado Cifuentes, que ha confiado en que en los próximos días se pueda detener a los dos presuntos autores.

La delegada ha sostenido que "los policías actuaron correctamente" y no cometieron ninguna negligencia, ya que "se acercaron a identificar el vehículo, y lo que ocurrió es que los delincuentes dispararon sin intentar siquiera la huida, que es lo que se suele producir en estos casos". "Dispararon directamente a los policías y además a órganos vitales, y después, con sangre fría, les robaron las armas y huyeron del lugar", ha explicado Cifuentes, que ha precisado que los atracadores abrieron fuego "sin ningún tipo de tregua".

La delegada ha considerado este crimen "especialmente reprobable", ya que la Policía Municipal "lo que hace es velar por la seguridad de todos", y ha asegurado que "se están empleando todos los recursos necesarios por parte de la Policía".

Homenaje

En la mañana de este jueves, autoridades, familiares y compañeros de la agente municipal María del Carmen Muñoz Pérez asistieron a la entrega de las medallas al Mérito Policial y de la Policía Municipal, en un acto de homenaje a la agente fallecida.

El acto, en el que estuvieron presentes el compañero, la hija y la nieta de la víctima, se celebró en la antigua sede del Ayuntamiento donde está instalada la capilla ardiente y reunió, entre otros, al secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa; al director general de la Policía, Ignacio Cosidó; a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y a la delegada del Gobierno, la citada Cristina Cifuentes. También asistió el consejero de Economía y Hacienda, Percival Manglano, concejales del Ayuntamiento, el inspector jefe de la Policía Municipal, Emilio Monetagudo, y mandos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil.

Antes de la imposición de las medallas se celebró una misa a la que no accedieron los medios de comunicación por expreso deseo de la familia.

La agente, de 62 años, falleció en un tiroteo ocurrido en el distrito de Usera cuando ella y un compañero -que resultó herido- intentaban interceptar una furgoneta en la que huían unos atracadores, los cuales abrieron fuego contra ellos.

Sin chaleco

El sargento Otero, mando de la unidad de la Policía Municipal de Madrid en la que prestaba servicio la agente Carmen Muñoz, ha asegurado que los chalecos antibalas estaban en el coche patrulla pero que "no les hubiera dado tiempo a coger el chaleco de ninguna de las maneras". El sargento ha manifestado que aunque Muñoz hubiera ido a por el chaleco "no le hubiera dado tiempo", como le ocurrió a su compañero, que recibió un disparo en un hombro, que le ha contado que nada más salir del coche "el tiro ya lo tenía".

Ha explicado que "todos" los coches patrulla de la Policía Municipal y éste también, puesto que los agentes firmaron que estaban, llevan la dotación reglamentaria de dos chalecos antibalas. Sin embargo, los chalecos van en el maletero y además en este caso los agentes "pensaban que no había armas de fuego por medio". Otero se ha preguntado si pudieron "pecar de querer ser rápidos" y él mismo se ha respondido: "Cualquiera lo hubiéramos sido ante el requerimiento de un ciudadano. Estamos uniformados y somos un servicio público, tenemos que atender a ese ciudadano".

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha declarado al respecto que "los chalecos estaban y es también voluntario ponérselos o no". En cuanto a la polémica suscitada por el hecho de que una agente de 62 años estuviera de patrulla, la alcaldesa ha señalado que "a ella se le había ofrecido quedarse en unas oficinas y había preferido quedarse en la calle". De hecho, su hija Carola le ha dicho "que a ella le gustaba estar patrullando en la ciudad".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento