Un piso vacío
Una vivienda vacía, con las ventanas abiertas. GTRES

Los últimos datos del Poder Judicial (CGPJ) señalan que los desahucios de viviendas se han disparado durante el primer trimestre de este año en España, cuando alcanzaron la cifra de 517 diarios.

Sin embargo, en 2011 se iniciaron 77.854 procesos de ejecuciones hipotecarias, lo que supone un descenso del 16,9% en comparación a un año antes, y la primera reducción tras tres años consecutivos de aumento, según datos de la Asociación Hipotecaria Española (AHE).

La tasa de mora hipotecaria está en el 2,74%. Una tasa baja porque con la caída del euríbor muchos hipotecados están pagando cuotas más bajas y porque solo un 8% de los hipotecados están en paro.

De hecho el 6,63% de los trabajadores desempleados se vio afectado por el inicio de un proceso de ejecución hipotecaria desde el inicio de la crisis hasta el cierre del pasado año.

Nueve posibilidades de salvar la hipoteca

El embargo está más cerca de lo que podamos pensar. Pero hay soluciones para evitarlo si es que no podemos pagar nuestra hipoteca; las que resume HelpMyCash:

  • Seguros
    Comprobar si la hipoteca cuenta con un seguro de protección de pagos o desempleo, ya que esto cubriría las cuotas mensuales impagadas de hasta doce meses.
  • No esperar hasta el último momento
    Si, por ejemplo, faltan pocos meses para que se nos acabe el paro, ahora es cuando todavía tenemos opciones y capacidad de maniobra. Pensemos que, en el momento en que dejemos de pagar, no solo perderemos nuestra vivienda y todo lo invertido hasta la fecha, sino que nuestra deuda aumentará todavía más a causa de los intereses de demora, comisiones de impago, costes judiciales, etc. Hay que evitar a toda costa llegar a esa situación.
  • Tomar parte activa en el asunto
    Lo primero es avisar al banco de que, dentro de poco, no vamos a estar en disposición de seguir pagando, e intentar negociar con él una cuota más barata. Entre las opciones para abaratar la mensualidad, encontramos:
    Carencia de capital
    Capital diferido o "balloon"
    Alargar el plazo de amortización
    Reunificación de deudas.
  • Vender cuanto antes
    Si no estamos absolutamente seguros de que nuestra situación económica mejorará en breve, es necesario mentalizarse de que es mucho mejor vender la casa cuanto antes, aún si es por menos del valor de nuestra deuda. Por un lado, si comunicamos al banco nuestra intención de vender, aumentamos las posibilidades de que se muestre dispuesto a negociar una reducción de la cuota o unos meses de tregua mientras dura nuestro problema. Por otro, será mucho mejor deber 10.000 euros (imaginemos que esa es la diferencia entre nuestra hipoteca y el precio que ofrece el comprador) al banco que 100.000.
  • Dación en pago
    Recordar que la ley dice que la dación en pago no es obligatoria para los bancos, pero no que el hipotecado y su banco no puedan llegar a este acuerdo si a ambas partes les parece bien. Solo pueden tener acceso a esta medida las personas cuyo banco se haya adherido al Código de Buenas Prácticas Bancarias y además cumplan con seis requisitos:
    Todos los miembros de la familia han de estar en paro y carecer de otros bienes o derechos patrimoniales.
    Ha de tratarse de la única vivienda en propiedad.
    La vivienda no ha de superar los 200.000 euros (aunque depende del tamaño de la población).
    La hipoteca no ha de tener avalista. En caso de tenerlo, el avalista se mantiene como garante del préstamo, y si el avalista tiene ingresos o propiedades, el decreto no se aplica.
    Casos que no estén en procedimiento de ejecución.
    La vivienda ya está gravada con cargas posteriores.
  • Asociaciones
    cudir a asociaciones de consumidores o de afectados por la hipoteca como la PAH, que ayudan a los hipotecados con problemas de pago proporcionándoles información, llevando a cabo actos públicos y concentraciones, emprendiendo acciones legales y logrando evitar algunos embargos (leer cómo la PAH frena los desahucios).
  • Prórroga
    Recordar que, una vez subastada la vivienda, la persona afectada puede solicitar una prórroga del plazo concedido para el desalojo en atención a sus circunstancias personales.
  • Actividad profesional
    Tener en cuenta que, en el supuesto de que la vivienda hipotecada esté ligada a una actividad profesional o empresarial, no podrá iniciarse su ejecución, si el afectado es declarado en concurso.
  • Pagar a tiempo
    agar lo adeudado antes de que empiece el proceso de embargo. Desde el primer impago hasta que empiecen los trámites del desahucio pueden transcurrir 6 meses. Si en ese tiempo logramos reunir el importe de las cuotas impagadas más los intereses y comisiones de demora acumulados, podremos detener el embargo.