Amoeiro
La iglesia del pueblo de Amoeiro. GOOGLE MAPS

El alcalde del municipio de Amoeiro, Rafael Villarino, dijo este lunes que el Obispado de Ourense tiene hasta septiembre para pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) por las parcelas urbanas que no están destinadas al culto.

De lo contrario, el regidor local advirtió que el consistorio embargará a la Iglesia sus cuentas bancarias, "si las tiene", o, en último caso, sus bienes.

La pequeña localidad orensana de 2.300 habitantes, dirigida por un gobierno socialista, continúa con su particular cruzada para que el Obispado pague el IBI, algo que el regidor local considera "de justicia" al igual que hacen el resto de ciudadanos.

No entiendo que se haga favores a nadie; es como si digo "a este vecino le cobro y a este no" El motivo, explicó Villarino, es que tras la aprobación del Plan de Urbanismo en 2009 y la actualización del catastro un año después, varias parcelas "han pasado de estar sobre suelo rústico a urbano", con lo que "su valor ha aumentado considerablemente".

El Obispado tenía de plazo voluntario hasta el 20 de julio para que hiciese efectivo el pago de los recibos, que no se produjo, por lo que ahora el regidor ha iniciado la vía de "apremio", para que pague el dinero atrasado, que asciende a "4.286 euros".

A la espera de lo que decida la Iglesia, el consistorio ha aplicado un primer recargo del 5%. Una cantidad que irá en aumento, en caso de que la Iglesia no pague "voluntariamente", apuntó el regidor, que subrayó que "el proceso sigue su curso normal".

"Hemos recibido los recursos de reposición del Obispado" y ahora tienen un plazo "aproximado hasta septiembre" para pagar. En caso de no acogerse a este "régimen voluntario, como el resto de ciudadanos", Villarino avisa de que irán aplicando recargos del "5%, 10%, 15% y 20%" consecutivamente antes de proceder al embargo, que es el procedimiento habitual, añade, "cuando no pagan", explicó.

A pesar de la polémica suscitada en torno a este tema, advirtió de que esta decisión no tiene nada que ver con "una vendetta" o un tema "político", sino que la Iglesia tiene la obligación de cumplir con sus deberes fiscales, "como todos los demás".

"No entiendo que se haga favores a nadie; es como si digo a este vecino le cobro y a este no", apuntó el alcalde, quien reiteró que los pasos que ha dado el Ayuntamiento a este respecto "es algo completamente legal; lo alegal sería no pagar".

En el caso de Amoeiro, la Iglesia cuenta entre sus propiedades con ocho casas rectorales, con sus correspondientes iglesias y capillas, además de fincas urbanas y rústicas, por lo que insistió que es su "obligación" pagar el impuesto.

Por su parte, el Obispado ha indicado que ha iniciado la vía contencioso-administrativa, de tal forma que será finalmente la Justicia la que decida quién tiene la razón.

Consulta aquí más noticias de Ourense.