Este molusco, que se reproduce rápidamente y puede causar graves daños ambientales y económicos, está ya por toda la cuenca. La Confederación Hidrográfica del Ebro confirmó el pasado viernes la presencia de especies adultas en el embalse de Sobrón, en Burgos, y aguas abajo del mismo, y en el salto hidroeléctrico de Puntelarra, en Álava. Este hallazgo confirma las sospechas de la existencia de mejillón cebra adulto en el Ebro aguas arriba de Zaragoza, donde se encontraron larvas en la zona de Ranillas.