Las avionetas de fotografías aéreas, traslado de órganos y fumigación de campos, las únicas que campan a sus anchas en el aeropuerto de Córdoba, tendrán que acostumbrarse a compartir la pista con compañías de altos vuelos.

Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) ha autorizado, por fín, la ampliación del aeropuerto para que pueda acoger vuelos nacionales e internacionales.

La noticia la adelantaba ayer el subdelegado del Gobierno en Córdoba, Jesús María Ruiz, quien afirmaba haber recibido un informe de Aena autorizando la ampliación del recinto aeroportuario, en el que invertirá entre 25 y 30 millones.

Actualmente, la pista tiene una longitud de 1.380 metros, insuficiente para permitir con garantías el aterrizaje de aeronaves de pasajeros.

Fomento ampliará la calzada de vuelos en unos 800 metros, en dirección hacia el río, para propiciar el desembarco en la ciudad de las principales compañías aéreas y de bajo coste. Ahora el Ayuntamiento debe ceder a Fomento el suelo para la ampliación y terminar las expropiaciones. Las obras, después de todos los trámites, durarán un año.

Una plataforma sobre el río

Las parcelaciones ilegales (ahora en proceso de regularización) que rodean al recinto aeroportuario, así como la proximidad de la carretera de la Confederación, hacen sólo viable la ampliación hacia el río Guadalquivir. Lo que ocurre es que la distancia que hay no es suficiente para alcanzar los 2.400 metros de longitud adecuados para poder acoger vuelos internacionales. Por eso, los ingenieros han planteado una plataforma sobre el río para hacer posible la ampliación de la pista.