El primer contingente español de cascos azules llega a Líbano

Las claves:
Parte de los casi 600 soldados del contingente español desembarcan en las playas de Tiro. (Reuters)
Parte de los casi 600 soldados del contingente español desembarcan en las playas de Tiro. (Reuters)

Los primeros soldados españoles desembarcaron en torno a las 10:30 del viernes en una playa al sur de Tiro (Líbano) para cumplir una "misión pura de cascos azules", en la que "los riesgos no son superiores" a otras en las que España ha participado en los últimos 15 años bajo bandera de Naciones Unidas, según puso de manifiesto el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Félix Sanz Roldán.

José Antonio Alonso, ministro de Defensa, anunció que el próximo 26 se reunirá con los grupos parlamentarios para explicarles los aspectos técnico-operativos de la misión, a la que los soldados españoles acuden con "los mejores medios" y con unas reglas de enfrentamiento "claras, detalladas, precisas y robustas".

La playa de Rest Hotel, al sur de Tiro, acogerá a los 490 infantes de Marina y 76 soldados del Ejército de Tierra que partieron el pasado viernes desde la base naval de Rota (Cádiz), a bordo de una flota integrada por cuatro barcos.

Asimismo informó de que un grupo de buceadores de la Armada ya ha inspeccionado la playa en la que se realizará el desembarco con lanchas y vehículos anfibios desde los buques Galicia y Pizarro.

La misión, denominada "Libre Hidalgo", es "una misión pura de cascos azules", similar a las desarrolladas en Haití o Bosnia, afirmó el general Sanz, quien agregó que "no hay ningún riesgo nuevo o diferente que haga prever situaciones nuevas".

Misión con riesgos

Sobre los riesgos en la zona de responsabilidad española, dijo que "no es ni mejor ni peor" que el área que liderarán las tropas de Francia e Italia, en la que hay más munición sin detonar, minas y campos de refugiados.

Confesó que en la zona que liderará España a partir del 1 de noviembre, con una brigada multinacional, habrá "desolación, pero también hay vida. No podemos pensar en que todo lo que encontraremos serán fuentes de riesgo inesperadas".  Afirmó que el planeamiento militar de la operación se ha basado en la resolución 1701 de la ONU, que incluye supervisar el cese de hostilidades, ayuda humanitaria, apoyo al gobierno y ejército libanés, así como el control de fronteras y contrabando de armas.


Todos los cuarteles generales de la operación tendrán oficiales españoles y además del cuartel general de la FINUL establecido en Naqürah habrá en Nueva York una célula de planeamiento estratégico, que se encargará de enlazar la parte política y militar de la misión.

El general Sanz resaltó que las reglas de enfrentamiento han sido consensuadas por la comunidad internacional, respetan el marco legal, son suficientemente robustas, defensivas y permiten el uso apropiado de la fuerza.

Los soldados españoles acuden a la misión con una "tarjeta azul", una guía con las normas básicas de actuación, reveló el máximo responsable de la cúpula militar, quien aseguró que
el contingente español no superará los 1.100 soldados autorizados, de los que 77 son mujeres y 132 no españoles.

Contarán con medios materiales propios, entre ellos los buques ya desplazados a la zona, vehículos blindados y aviones como Hércules, Falcon o Boeing del Ejército del Aire.

Aseguró que las unidades españolas acuden con sus mejores medios y aclaró que los cuatro helicópteros Sea King desplazados a Líbano se utilizarán para desplazar soldados, porque en 2002 fueron transformados de aparatos de lucha antisubmarina a aeronaves de transporte.

Segundo contingente

Sobre el calendario de despliegue, está previsto que el próximo 25 parta de Almería un nuevo contingente integrado por efectivos de La Legión, que llegará el 27 a Líbano para relevar a los infantes de marina, que estarán en España el 5 de noviembre.

Por su parte, el ministro recalcó que las unidades militares españolas van dotadas de "los mejores medios", "perfectamente adiestradas" y "capacitadas para asumir su misión en Líbano.

Reiteró que el objetivo de la operación de la ONU es claro y preciso de mantenimiento de la paz y que "no va contra nadie".

Alonso aseguró que la misión FINUL "tiene sentido como ayuda a la política y la diplomacia con mayúsculas".

→  Vídeo de la llegada

Mostrar comentarios

Códigos Descuento