Francisco Álvarez Cascos
Francisco Álvarez Cascos, durante la celebración de la victoria de Foro Asturias. J.L. Cereijido / EFE

El Gobierno ha confirmado que el Ministerio de Fomento firmó en abril de 2010, con José Blanco al frente del Departamento, un contrato por importe de 165.000 euros más IVA (lo que eleva el precio total a más de 190.000 euros) para la realización del retrato de Francisco Álvarez Cascos, último ministro del ramo con el Gobierno de José María Aznar y ahora al frente del Foro Asturias que gobernó el Principado hasta abril.

El cuadro responde a la costumbre de que los ministros, después de dejar su mandato, son invitados a realizarse un retrato destinado a la galería del Ministerio. Cascos ya legó un retrato suyo para el Ministerio de la Presidencia, inaugurado cuando Alfredo Pérez Rubalcaba estaba al frente de ese departamento.

El Ejecutivo catalán pagó 7.710 euros por una foto de Montilla

La tradición es que sea el propio exministro quien escoja el artista que considere más adecuado, pero Álvarez Cascos no propuso cualquier retratista, sino que escogió a Antonio López, el genio hiperrealista de Tomelloso (Ciudad Real), que es uno de los pintores más cotizados de la actualidad.

El alto importe del homenaje a Cascos, "acorde con el precio habitual del autor por un encargo de dichas características", según el Gobierno, reabre el debate de los gastos institucionales en una época de austeridad pública extrema. El retrato de Cascos duplica ampliamente el encargo que el Congreso ha hecho al pintor madrileño Bernardo Torres para que inmortalice al expresidente de la Cámara José Bono y que costará 82.600 euros (70.000 por el cuadro y 12.600 euros de IVA).

El también expresidente del Congreso Manuel Marín le saldrá más barato al Estado, porque en lugar de un óleo ha elegido ser retratado por el objetivo de Cristina García Rodero, lo que supondrá un desembolso de 24.780 euros

También una fotografía fue lo que eligió el expresidente de la Generalitat catalana, el socialista José Montilla, para pasar a la posteridad. El Ejecutivo catalán pagó 7.710,40 euros por el trabajo que realizó Maria Espeus.

En enero de 2011, Presidencia abonó 82.600 euros el 4 de enero de 2011 por el retrato del expresidente José María Aznar, aunque por aquel entonces también era noticia que se habían pagado 76.560 euros por un retrato de la exministra de Fomento Magdalena Álvarez

Y en 2011, el Senado se gastó 417.000 euros en un cuadro del pintor Hernán Cortés que retrata a 34 políticos de la democracia, unos 12.260 euros por político.

Encuesta

¿Hay que terminar con la costumbre de hacer retratos a ministros o presidentes del Congreso y del Senado?

Sí, porque resultan muy caros y en plena crisis económica son un gasto innecesario.
77,72 % (3090 votos)
No, forman parte de la historia democrática de España.
1,84 % (73 votos)
Hay que mantenerlos, pero buscando fórmulas mucho más asequibles.
20,45 % (813 votos)