Bilbao pone freno al fraude de los artistas callejeros

  • El Ayuntamiento ha vetado a dos violinistas que simulaban tocar.
  • Promete ser flexible con los músicos, siempre que no molesten.
  • No pueden pedir dinero directamente al público.
Dos músicos tocan en plena calle.
Dos músicos tocan en plena calle.
ARCHIVO

Las calles de Bilbao rebosan en estos ya primaverales días de artistas callejeros, muchos de ellos profesionales, que tratan de ganarse la vida brindado su música o actuaciones teatrales a los viandantes. Pero los hay que, sencillamente, le echan mucho morro, que ni siquiera saben tocar un instrumento, y pese a ello,  bajo un fondo musical pregrabado, "hacen que tocan".

Y por ahí, no pasa el Ayuntamiento, a pesar de que se muestra completamente flexible con los modos de ejercer el arte callejero.

Durante esta primavera ya ha prohibido a dos falsos músicos tocar en la calle. Ambos se colocaban en calles céntricas de la villa y simulaban tocar el violín mientras sonaba una melodía de fondo. Pero los técnicos del Ayuntamiento los pillaron con las manos en la masa. Tras la sospecha, les hicieron la prueba. "Los llevamos al Ayuntamiento y les exigimos que tocaran; y claro, no sabían", confirman fuentes municipales.

La novedosa Ordenanza de Espacio Público bilbaína concreta en sus anexos que los músicos callejeros deben conocer al menos diez canciones y, de hecho, exige que no repitan una y otra vez la misma melodía. "Trata de proteger al vecino, para que la música no se convierta en una molestia", explican.

La intención municipal no es la de perseguir a los artistas callejeros, pero siempre dentro de unos límites. La mayoría, de hecho, no piden permiso. Aunque no siempre es necesario. En estos meses, una decena de músicos ha logrado una licencia para tocar en la calle. "Son profesionales que van a superar los decibelios permitidos", explican.

Sin pedir dinero

Otros, sin más, ocupan su sitio en calles céntricas. "Si no molestan, no hay problema; si lo hacen, tratamos de llegar a un acuerdo con ellos".

La Ordenanza de Espacio Público bilbaína establece una serie de requisitos para ejercer el arte callejero en la calle. La condición más llamativa es que los artistas no pueden pedir dinero entre el público: solo pueden dejar el bote a su lado y esperar a que les echen dinero. Su actuación, además, no puede durar más de 45 minutos, y siempre dentro de un horario, en concreto, de 10.00 a 15.00 h y de 17.00 a 22.00 horas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento