El dictamen sobre la ley del divorcio se aprueba, por error, con un texto contradictorio

"El juez puede otorgar la custodia compartida sin acuerdo de los cónyuges, pero al mismo tiempo se exige ese acuerdo". Así reza el dictamen sobre la ley del divorcio aprobado, debido a un error cometido durante la votación.

El error, cometido por la diputada de IU-ICV Isaura Navarro, se podrá subsanar en el pleno de la Cámara que se celebrará en dos semanas, pero por el momento el dictamen del proyecto de ley resulta incomprensible en su punto más polémico.

La posibilidad de que un juez concediera la custodia compartida de los hijos sin un acuerdo de los padres se había restringido considerablemente gracias a que el PSOE había aceptado que esa potestad sólo pudiera ejercerse "excepcionalmente" y a petición de una de las partes, redacción que previsiblemente quedará al final.

Sin embargo, tanto el PP como CiU, el PNV y CC defendían la necesidad de que la custodia compartida sólo pudiera concederse de mutuo acuerdo.

Al votarse una enmienda de los nacionalistas vascos en ese sentido, la diputada Navarro se equivocó, la apoyó y fue aprobada por 19 votos frente a 18.

A pesar de sus súplicas, el presidente de la Comisión, Alvaro Cuesta, explicó que "por error" no se podía repetir una votación, con lo que el dictamen tenía que continuar con ese "pegote inconexo".

Al margen de ese incidente, los diputados aprobaron varias modificaciones al proyecto de ley, entre las que destaca la enmienda defendida por la portavoz del PNV, Margarita Uría, para modificar uno de los artículos del Código Civil relativos al matrimonio.

Los cónyuges, además de estar obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente (redacción actual), deberán "compartir las responsabilidades domésticas y el cuidado y la atención de ascendientes y descendientes y otras personas dependientes a cargo".

El PSOEse opuso a esta enmienda al entender que el proyecto de ley debe limitarse al divorcio y que es necesario respetar la libertad de los contrayentes, pero el resto de los grupos presentes (faltaron ERC y miembros del mixto) la apoyaron y la incluyeron en el texto.

Otra de las enmiendas transaccionales aprobadas hace referencia a la retroactividad de la ley: las parejas que se encuentren inmersas en un proceso de separación dispondrán de cinco días para solicitar pasar directamente al divorcio.

Gracias a las enmiendas aprobadas en ponencia, el Gobierno también deberá remitir al Parlamento un proyecto de ley por el que el Estado se hará cargo del impago de los alimentos reconocidos en un convenio judicial de separación o divorcio a favor de los hijos menores de edad.

Aunque varios grupos querían también que se garantizara el pago de las pensiones compensatorias, el PSOE se opuso por razones económicas. La portavoz del PP, Carmen Amador, hizo un balance positivo de la ley a pesar de considerar que "se ha tramitado de forma muy rápida y que hay lagunas".

Tanto el PP como CiU pidieron que en los divorcios contenciosos fuera necesario alegar causas para la separación con el fin de facilitar la tarea del juez que tiene que decidir los efectos de esa separación, pero el PSOE se opuso en defensa de la libertad de las partes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento