Maragall, ayer en en Sant Jaume de Frontanyá (Barcelona).
Maragall, ayer en en Sant Jaume de Frontanyá (Barcelona). (EFE)

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Pasqual Maragall, celebró la entrada en vigor del nuevo Estatuto de Autonomía en la localidad de Sant Jaume de Frontanyà (Barcelona), el pueblo más pequeño de la comunidad catalana que, según Maragall, es lo más parecido a un estado sin serlo.

Durante la visita a este municipio de 29 habitantes censados, situado entre las provincias de Barcelona y Gerona, Maragall ha sido recibido por el alcalde, Ramón Vilalta y, después, ambos han pronunciado sendos discursos.

El presidente de la Generalitat se felicitó porque "hoy ya tenemos una nueva constitución, una nueva ley fundamental en Cataluña" que, según él, "da una gran capacidad de actuación en todos los terrenos".

Según Maragall, para Cataluña, el Estado tiene un carácter meramente "residual" gracias al nuevo Estatuto. El presidente catalán consideró además que Cataluña "es, de todos los territorios de Europa que no son estados, el que más se parece a un estado" porque "puede hacer lo que quiera, en este momento". "Y lo haremos", añadió.

En Europa, apuntó, ya no hay fronteras, por lo que, según Maragall, Cataluña puede "tratar igual con Toulouse (Francia) que con Aragón".

"Nada nos parará", apostilló en su discurso al pie de la milenaria iglesia románica de este municipio de la comarca del Berguedà.

Según Maragall, "tenemos una España amiga, que nos entiende, que nos ha aprobado un Estatut fuerte, valiente, importante, que nos permite hacer prácticamente el 80% del gasto público desde la Generalitat y los Ayuntamientos, y el Estado queda prácticamente residual", recalcó.