El presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Vicente Tirado, ha suspendido temporalmente el Pleno del Parlamento que se celebraba en la tarde de este jueves después de que el diputado socialista José Manuel Caballero se negara a retirar unas palabras sobre el número de policías que custodian la vivienda de la presidenta regional, María Dolores de Cospedal.

Durante su intervención en el punto del orden del Pleno relativo a la privatización del Hospital de Tomelloso (Ciudad Real), Caballero ha señalado que "con los quince policías que custodian el Cigarral de la señora Cospedal se podían contratar diez médicos del Hospital de Tomelloso".

El vicepresidente de las Cortes, Francisco Gil-Ortega —que en esos momentos ejercía la Presidencia de la Mesa— ha pedido al diputado socialista que se atuviese a la cuestiones establecidas en el orden del día, a lo que Caballero le ha respondido que el diputado del PP Carlos Velázquez también se había referido a los servicios que se podían pagar con el dinero que el Gobierno de Barreda gastó en regalos promocionales.

Gil-Ortega le ha respondido que eso no era cierto, ante lo que Caballero le ha pedido que actúe como presidente de todos los diputados, lo que ha sido respondido por el vicepresidente con la tercera llamada al orden —ya había sido apercibido en el transcurso de ese mismo debate en dos ocasiones—.

Tras finalizar el debate de este punto, Tirado —ya reincorporado a la Presidencia de la Mesa— le ha pedido al diputado socialista que "por educación, sensatez y un mínimo de decencia" retire sus palabras, opción que ha sido rechazada por el socialista alegando que en esas Cortes también se había "hablado del coche blindado de Barreda", algo que también afectada a la seguridad del expresidente.

Ante esta actitud, Tirado le ha pedido a Caballero que abandonase la sala, quien no ha obedecido al presidente, lo que ha motivado que Tirado suspendiese el Pleno por diez minutos. En su reanudación, inicialmente solo se ha reincorporado el portavoz del PSOE, José Luis Martínez Guijarro.

Interviene cospedal

Tras la polémica suscitada en el Salón de Plenos, la presidenta regional, María Dolores de Cospedal, ha señalado que "cuando se hablaba del coche oficial de Barreda se hacía porque se había pagado con el dinero de todos los castellano-manchegos", mientras que su seguridad la paga ella con su dinero, ha dicho.

"Esta presidenta seguramente se ha equivocado en muchas cosas, pero siempre pensé que era mejor tener mi propia casa en la región (aunque todavía no es de mi propiedad) antes de tener que vivir en un edificio oficial como han hecho dirigentes anteriores", ha explicado.

"Mis gastos de vivienda me los pago yo, quiero que conste en acta. Y en segundo lugar, aunque esto igual no tiene que constar en acta, me parece miserable la actitud del Partido Socialista con su levantada", ha dicho en alusión al hecho de que los socialistas —a excepción de su portavoz— no se hubieran reincorporado al Pleno.

Consulta aquí más noticias de Toledo.