Narbona dio la razón a los ecologistas que solicitan «la máxima cooperación de todas las administraciones» y señaló que está pendiente de análisis con la DGT la propuesta de reducir la velocidad en ciertos tramos de las carreteras del entorno del parque de Doñana.

Sin embargo, Tráfico se hizo eco de estas declaraciones y precisó que no es un tema de su competencia. De esta forma, la DGT aclaró que la decisión última sobre la colocación de barreras de control de velocidad «de forma permanente» en la carretera de Almonte a Matalascañas (Huelva) corresponde «a la Junta de Andalucía como titular de la carretera».

Desde la Consejería de Medio Ambiente andaluza achacaron estas críticas ecologistas a su rechazo a que la administración autonómica asuma las competencias del Parque de Doñana, algo en lo que ya está trabajando para poder así mejorar las infraestructuras que lo rodean.