Las matriculaciones de turismos y vehículos todoterreno ha caído un 6,2 por ciento en el mes de abril en Castilla-La Mancha en comparación con los datos del mismo mes del año anterior hasta llegar a las 1.537 unidades, 102 menos que en 2011. En los primeros cuatro meses de 2012 s han matriculado 7.078 vehículos, lo que supone 552 menos que en el mismo período del año anterior, un 7,2% menos.

Así se desprende de los datos ofrecidos por la Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauto), que muestran que del total de vehículos matriculados este mes 828 han sido por parte de particulares (un 27% menos) mientras que han aumentado las matriculaciones en vehículos para empresas, de 474 a 705 (un 48,7% más).

Entre los meses de enero y abril, los datos de matriculaciones en vehículos particulares acumulan un total de 3.943 (un 18,8% menos), mientras que los destinados a uso comercial han subido un 0,6% y alcanzan las 2.567 unidades.

Cierre de concesionarios

La Federación ha alertado del cierre inminente de mil concesionarios si no se recuperan las ventas de coches, al tiempo que ha rebajado su previsión de matriculaciones para 2012, cifrándola en 750.000 unidades, la más pesimista del sector.

Según Faconauto, el futuro de un tercio de la red de concesionarios "está en el aire" si el mercado no cambia de tendencia y vuelve a crecer en el próximo trimestre.

La patronal calcula que son mil los concesionarios que ven ligada su continuidad a la evolución de las ventas entre los meses de mayo y julio, los que tradicionalmente concentran el mayor volumen de matriculaciones del año.

El presidente de Faconauto, Antonio Romero-Haupold, aseguró que la situación es "agónica" para centenares de concesionarios, que están consumiendo sus últimos recursos para subsistir. "O cambia el panorama ya o están abocados a echar el cierre antes de que acabe este año", agregó.

Por otro lado, la organización advirtió de que la subida del IVA anunciada para el próximo año puede significar el paso previo al desmantelamiento del sector de la automoción en España, ya que las fábricas no podrán justifica su presencia con un mercado doméstico tan bajo.

"Está demostrado que la subida de impuestos paraliza las ventas de coches. Si lo que se pretende es recaudar más, lo que hay que hacer es estimular la demanda y no subir el IVA", expuso Romero-Haupold.

Según el máximo responsable de Faconauto, "cada coche lleva en el maletero unos 3.000 euros en impuestos. Cuanto más se venda, más dinero irá a parar a las arcas públicas".

Consulta aquí más noticias de Toledo.