Reunión Interior con AVT
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (i), y el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, junto a María Ángeles Pedraza, este viernes. EFE

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, ha pedido este viernes al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que los presos etarras que deseen acceder al plan de reinserción tengan que pedir perdón, además de desvincularse de la organización terrorista.

Tras reunirse por espacio de más de dos horas con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que le ha dado detalles del plan de reinserción de presos terroristas. "La persona que quiera reinsertarse no creo que le cueste tanto pedir perdón", ha dicho la presidenta de la AVT que ha reconocido haberse sentido "traicionada" y "engañada" por el contenido del plan anunciado por el Gobierno que, a su juicio, supone un "cambio" en la política penitenciaria.

La intención de la AVT, en un primer momento, es no salir a la calle a protestarPedraza ha relatado que Fernández Díaz le ha garantizado que el Gobierno ni ha negociado ni negociará con ETA y le ha transmitido su compromiso de que las víctimas serán informadas previamente de cualquier decisión que se pueda adoptar sobre los presos terroristas.

No obstante, la presidenta de la AVT ha expresado su temor que de que este plan de reinserción suponga finalmente un "acercamiento masivo" de reclusos a cárceles cercanas al País Vasco. El ministro le ha asegurado -según ha dicho Pedraza- que el plan sigue adelante y se ejecutará a pesar de las discrepancias expresadas por las víctimas y que, en cualquier caso, se seguirán exigiendo todos los requisitos legales contemplados en la normativa penitenciaria para acceder a los beneficios.

Preguntada si la AVT piensa movilizarse socialmente contra este programa anunciado por el Gobierno, Pedraza ha dejado claro que su primera intención no es "salir a la calle", pero que su asociación no dudará en manifestarse si el Ejecutivo pone en marcha medidas que supongan una agresión a la memoria de las víctimas.