Una farmacia
Una mujer entra en una farmacia. ARCHIVO

El Consejo de Ministros ha dado este viernes luz verde al Real Decreto Ley que permitirá un ahorro de más de 7.000 millones de euros en gasto sanitario, con el objetivo de garantizar la "sostenibilidad" y "universalidad" de la Sanidad pública y, al mismo tiempo, poner fin a los abusos en sus prestaciones.

Entre las medidas en materia de Sanidad anunciadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy destaca el "repago farmacéutico" de los medicamentos en función de las rentas y el control del "turismo sanitario".

Tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo En la rueda de prensa del Consejo, que se ha retrasado con motivo del viaje de Rajoy a Colombia que finalizaba este viernes, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ha defendido las reformas "para reducir el déficit público y mantener el Estado de bienestar".  "Tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo y esta medida busca hacerlo viable en un futuro", ha detallado la vicepresidenta.

"La Sanidad necesita reformas ya que el déficit sanitario es de unos 16.000 millones de euros", ha asegurado la ministra de Sanidad, Ana Mato. "Sabemos que es una reforma difícil, que exige sacrificios, y queremos que esos sacrificios sean equitativos", ha detallado.

Entre las medidas aprobadas destaca el "repago" de los medicamentos en función de la renta de los ciudadanos, incluidos los pensionistas que, con carácter general, pagarán el 10% del precio de las medicinas con un tope de entre 8 y 18 euros, y del que estarán exentos los titulares de pensiones no contributivas y los parados sin prestación.

Evitarán que se acumulen y se tiren medicamentos La reforma también incluye el control del denominado "turismo sanitario" y "fraudulento", mediante la adaptación de una normativa europea que subsanará un error por el que no se pudo facturar a su país de origen la atención de unos 700.000 extranjeros al año, lo que ocasionó un gasto anual de 917 millones de euros.

El decreto sienta las bases para establecer una cartera de servicios común que elimine las diferencias entre las prestaciones que reciben los españoles en cada Comunidad Autónoma y que, según el Gobierno, "seguirán siendo gratuitas". La extensión del uso de la Plataforma de Compras Centralizada para fármacos y tecnología, el fomento del uso de los genéricos, el abaratamiento de las medicinas y la adecuación de los envases a los tratamientos son otras de las actuaciones por las que se reducirá el gasto sanitario.

Repago farmacéutico

En cuanto al "repago farmacéutico" de los pensionistas, los que no tengan obligación de hacer la declaración de la renta -el 90%-, aportarán un máximo de ocho euros al mes. Para los que tengan obligación de declarar, el límite estará en 18 euros mensuales. Los pensionistas con rentas superiores a los 100.000 euros anuales pagarán el 60% de las medicinas, pero tendrán un tope de 60 euros al mes.

Este nuevo sistema podrá empezar a funcionar en dos mesesLos que no tengan obligación de hacer la declaración de la renta seguirán abonando el 40% del precio de los fármacos, como hasta ahora, y los que sí deban declarar pagarán el 50%, un porcentaje que se eleva al 60% para las rentas superiores a 100.000 euros.

Este nuevo sistema, que podrá empezar a funcionar en un plazo de dos meses, tendrá un efecto "disuasorio" que evite que se acumulen y se tiren medicamentos de forma masiva, ha informado el Gobierno.

Reordenación de la cartera básica de asistencia sanitaria

En relación con la cartera básica común de asistencia sanitaria, incluirá los servicios de prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación que se dispensan en centros sanitarios o sociosanitarios, así como el transporte sanitario urgente. La Red de Agencias de Evaluación de Tecnologías y Prestaciones, similar al NICE británico, será la encargada de evaluar la ordenación prevista en la cartera.

Esta medida se complementa con la introducción de las nuevas tecnologías, la llamada E-Salud, lo que permitirá implantar la tarjeta sanitaria común compatible para todas las comunidades autónomas y la historia clínica digital. De este modo, según el Ejecutivo, se reducirán las visitas y pruebas médicas innecesarias, logrando con este conjunto de medidas un ahorro mínimo de 700 millones de euros.

Cambios en los requisitos a inmigrantes para acceder a la Sanidad

Además, Mato ha anunciado que el Gobierno va a abordar un cambio en la Ley de Extranjería evitar que familiares de residentes extranjeros legales vengan a España "exclusivamente" a recibir atención sanitaria. En este sentido, ha explicado que se clarificarán trámites del empadronamiento y que se pedirán "unos requisitos" que no ha explicitado.

"Muchos" países no reintegran el dinero que deben a España por la atención sanitaria a sus ciudadanosMato ha justificado esta medida señalando "había personas de otros países que residen en España que incorporan en su tarjeta sanitaria a todas las personas de su familia que no viven en nuestro país, que venían a España exclusivamente a recibir atención sanitaria". También se van a revisar algunos convenios internacionales en materia de sanidad, ya que "muchos" países no reintegran el dinero que deben a España por la atención sanitaria a sus ciudadanos.

Todas estas medidas, ha apuntado la ministra, conllevarán un ahorro de más de 1.000 millones de euros si se controlan los abusos de los pacientes europeos y de otros 500 si se evita que "los inmigrantes traigan a sus familiares sin derecho a utilizar la Sanidad".

Acabar con los fármacos obsoletos

Por otra parte, el decreto incluye un nuevo sistema de actualización del Nomenclator de medicamentos, que sacará los fármacos obsoletos o sin eficacia terapéutica, a la vez que se incorporan otros innovadores.

Asimismo, se fijarán precios de referencia y precios seleccionados para abaratar las medicinas, se potenciará el uso de genéricos y se adecuarán los envases a la duración de los tratamientos. Todas estas actuaciones supondrán un ahorro estimado de 3.550 millones de euros.

Plataforma de Compras Centralizada

El Gobierno estima que mediante la Plataforma de Compras Centralizada, que servirá para negociar los mejores precios en la adquisición de productos sanitarios, se logrará un ahorro mínimo de 1.000 millones de euros, que podría llegar a 1.500 millones.

Se impulsa el desarrollo profesional del personal sanitarioCon esta normativa, se impulsa el desarrollo profesional del personal sanitario y se facilita la movilidad de estos profesionales entre los servicios de salud, mediante la elaboración de un catálogo homogéneo de categorías profesionales donde se establezcan equivalencias, lo que ahorrará 500 millones de euros adicionales.

La reforma incluye mecanismos para que el sector de la Sanidad y el de los Servicios Sociales funcionen de manera coordinada, y así se aprovechen los recursos de forma ordenada. De este modo, por ejemplo, se garantizará que se recibe la atención adecuada en una residencia de mayores cuando no es necesario el uso de una cama hospitalaria, lo que ahorraría en torno a 600 millones de euros.