Chávez antes de la cumbre de las Américas
El presidente venezolano, Hugo Chávez, en el Palacio de Miraflores en Caracas (Venezuela) en un acto por el décimo aniversario del fin del golpe que le sacó brevemente del poder en 2002. Miguel Gutiérrez / EFE

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, no ha acudido a la VI Cumbre de las Américas y ha viajado este sábado a Cuba para continuar su tratamiento de radioterapia, ha informado su ministro de Exteriores, Nicolás Maduro.

"Le hemos informado ya al Gobierno de Colombia —país anfitrión de la edición 2012 de la cumbre— y a algunos presidentes y presidentas amigos que el presidente (Hugo) Chávez, por recomendación médica, ha decidido no asistir a este evento", declaró Maduro en Cartagena de Indias a medios de prensa venezolanos, que reprodujeron en directo sus declaraciones.

El gobernante, añadió el canciller, "cumple un tratamiento cuidadoso, disciplinado" por el cáncer que padece y "ha decidido participar con su voz desde Venezuela y hoy parte para La Habana a continuar su tratamiento que va marchando de manera excelente".

Chávez había dicho que lo único seguro era que este sábado viajaría a Cuba, y Maduro lo confirmó. "Yo todavía no sé si voy a Cartagena porque en verdad no lo voy a decidir yo sino los médicos, mi equipo médico (...) y lo que sí es cierto y seguro es que mañana —por este sábado— me voy de nuevo a La Habana a continuar con el tratamiento", indicó el presidente venezolano.

Chávez regresó el miércoles a su país tras someterse al tercer ciclo de radioterapia, tratamiento que sigue desde que fue operado el 26 de febrero de un nuevo tumor canceroso, recurrencia del cáncer del que fue intervenido en junio del año pasado también en la isla.

El permiso de la Asamblea

El gobernante adelantó que, además, en esta ocasión ha pedido permiso a la Asamblea Nacional para poder quedarse en Cuba más de cinco días. La Asamblea autorizó la ausencia de Chávez desde este sábado y por el tiempo que sea necesario.

La autorización parlamentaria, requerida para ausencias del jefe de Estado mayores a cinco días, fue aprobada por el plenario a mano alzada de seguidores y detractores tras un debate en el que algunos de estos últimos aseguraran que se ha gastado 1,7 millones de dólares solo para que el avión presidencial lo lleve a Cuba a tratarse con quimioterapia y ahora con radioterapia.

Explicó que el tratamiento con radiación es "duro" y que prefiere quedarse en Cuba "esta próxima semana completa para recibir el tratamiento completo y no tener que ir yendo y viniendo". El presidente, que ha asegurado que no tiene metástasis, ha explicado que el tratamiento de radioterapia implica cinco sesiones en semanas consecutivas, de las que ya ha tomado tres.