El alcalde de A Capela, localidad cercada por el incendio: "Las Fragas están muertas"

  • Tanto el alcalde de esta localidad gallega como muchos de sus vecinos sospechan que el incendio en las Fragas do Eume ha sido intencionado.
  • "Sabía bien lo que hacía", eligió "el sitio perfecto, en el punto más alto", dice el regidor de este municipio próximo al parque natural.
  • "Aquí de la Xunta no vino nadie, si no llega a ser por nosotros, ardían las casas todas", dijo uno de los vecinos.
Una intensa humareda negra tapa el sol en el incendiooriginado en el parque de las Fragas do Eume.
Una intensa humareda negra tapa el sol en el incendiooriginado en el parque de las Fragas do Eume.
Kiko / EFE

Los vecinos del ayuntamiento coruñés de A Capela, así como su alcalde, se muestran convencidos de que el devastador incendio forestal que afecta desde este sábado al enclave natural de las Fragas do Eume ha sido intencionado.

El propio alcalde, el socialista Manuel Meizoso, declaró que, en caso de que se confirme esta hipótesis, el supuesto incendiario "sabía bien lo que hacía", porque eligió "el sitio perfecto, en el punto más alto", en el mirador de Teixido, "el día ideal, sabiendo que el fuego se propagaría rápido por la dirección del viento".

Además, el alcalde calculó que la zona afectada es de unas 2.000 hectáreas. "Las fragas están muertas", enfatizó.

El fuego cercó las casas

Los vecinos de las zonas que este sábado fueron desalojadas relataron que observaron las primeras llamas a las 14.30 de mediodía y, en menos de una hora y media, el fuego ya se había deslizado por la ladera monte abajo, consumiendo árboles y pastos hasta cercar prácticamente sus casas.

Un anciano de Teixido se negó a desalojar su propiedad, pese a los intentos de la Guardia Civil de que abandonase la zona y combatió las llamas junto a su hermano y trabajadores del Ayuntamiento de A Capela.

Este hombre señaló que las casas no ardieron "de milagro" y que combatieron el fuego con el agua de las cisternas de sus casas, apoyados por sus tractores. "Aquí de la Xunta no vino nadie, si no llega a ser por nosotros, ardían las casas todas", dijo.

Otro vecino, de nombre Pancho, que como el anterior sospecha que el fuego fue intencionado, abandonó su casa este sábado por la tarde durante unas horas y regresó de noche para dormir.

Su madre, Manolita, de 69 años, dijo que llevaba 46 años residiendo en el lugar y que nunca había visto "nada igual".

Por su parte, el alcalde se quejó de que las políticas de la Xunta no les permiten "limpiar el monte como antes".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento