Bolsa española
Ambiente en la bolsa española que ha cerrado el trimestre con pérdidas. J. J. Guillén / EFE

Tras encadenar tres meses consecutivos con pérdidas, la Bolsa española acumula desde enero un descenso del 6,52%, lo que convierte al parqué español en el único entre las principales plazas de todo el mundo que cierra el trimestre con pérdidas. La distancia que separa la bolsa española del resto de mercados es sideral: en Estados Unidos, el tecnológico Nasdaq se ha revalorizado en lo que va de año un 21,22%, el Dow Jones, un 8,03% y el S&P 500, un 11,97%.

También están muy lejos el FTSE de Londres, que desde enero ha subido un 3,52%, el MIB de Milán, con un 5,9%; el CAC de París, un 8,35%, o el DAX de Fráncfort, un 17,78%. Después de cerrar enero y febrero con moderados descensos del 0,67% y del 0,51%, el batacazo sufrido en marzo, del 5,41%, separaba a España del resto de mercados y ponía de manifiesto que el temido contagio de Grecia se ha producido ya pese a que España no ha recibido, ni tiene intención de pedir ayuda alguna.

Los inversores desconfían de la capacidad de España para cumplir con el déficit del 5,3% impuesto por EuropaEl órdago lanzado por el Gobierno español para situar el déficit español en 2012 en el 5,8% le ha salido muy caro a España, después de que la Comisión Europea le impusiera reducirlo un poco más, hasta el 5,3%. Los inversores desconfían de la capacidad de España para cumplir estas previsiones, dado que la economía no crece y la tasa de paro roza el 23%, pese a que el Estado se financia sin problemas y ha saldado con éxito todas las emisiones de deuda que ha celebrado este año.

En las doce subastas que ha cerrado este año el Tesoro Público, se han captado más de 55.500 millones de euros, el 40% de los aproximadamente 138.000 millones de euros de vencimientos a los que tiene que hacer frente este año. Pese a estos logros, todo se ponía en contra, desde el recorte de las previsiones de crecimiento en China hasta datos macroeconómicos procedentes de Estados Unidos que, sin ser malos, decepcionaban.

Incluso el enésimo "cierre definitivo" del último paquete de rescate a Grecia dejaba en el mercado, antes que una sensación de alivio, la impresión de que no sería el último y de que Portugal, Italia o Grecia podrían ser los siguientes.

Prueba de ello era el repunte de la prima de riesgo del país, que mide el diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo plazo, que tras alcanzar a comienzos de enero su máximo anual (385 puntos básicos al cierre), llegaba a caer en febrero por debajo de 300 puntos pero volvía a desbocarse en marzo.

De los 36 valores que componen actualmente el Ibex, a falta de que su Comité Técnico decida el 23 de abril qué valor quedará excluido del índice, únicamente una docena ha logrado cerrar el trimestre con ganancias. Entre ellos destacan Iberia, que ha superado las zancadillas del sindicato de pilotos Sepla al lanzamiento de Iberia Express, su aerolínea de bajo coste, e Inditex, que ha sorteado la crisis y ha logrado subir los beneficios, los ingresos y las ventas.

También figura entre las cotizadas con beneficios desde enero el Santander, única entidad financiera que no ha perdido capitalización bursátil y que estuvo a punto de superar a Telefónica por este concepto a mediados de mes. El resto de grandes valores del mercado acumulan desde enero caídas del 18,77 % en el caso de Repsol YPF, del 9,16 % para BBVA, del 8,22 % para Telefónica y del 6,5 % para Iberdrola.