Marimar Blanco ve "inmoral" que quienes no condenan los asesinatos de ETA gobiernen y pide que prevalezca la justicia

Marimar Blanco, hermana de Miguel Ángel Blanco, edil del PP en Ermua (Bizkaia) asesinado por ETA el 13 de julio de 1997, ha considerado "inmoral" y "herencia de un gobierno envenenado" que quienes no han condenado los asesinatos de ETA estén gobernando, al tiempo que ha defendido que la justicia "prevalezca" frente al diálogo, porque es la que debe "devolver la normalidad rota a las víctimas" del terrorismo.
Jornadas De La Fundación Miguel Ángel Blanco.
Jornadas De La Fundación Miguel Ángel Blanco.
EUROPA PRESS

Marimar Blanco, hermana de Miguel Ángel Blanco, edil del PP en Ermua (Bizkaia) asesinado por ETA el 13 de julio de 1997, ha considerado "inmoral" y "herencia de un gobierno envenenado" que quienes no han condenado los asesinatos de ETA estén gobernando, al tiempo que ha defendido que la justicia "prevalezca" frente al diálogo, porque es la que debe "devolver la normalidad rota a las víctimas" del terrorismo.

Blanco se ha referido en estos términos durante la jornada contra la impunidad 'Paz sin justicia es un espejismo ¡No a la impunipaz!' que la Fundación Miguel Ángel Blanco ha celebrado este sábado en un hotel de San Sebastián y a la que han asistido, entre otros, la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga, el viceconsejero vasco de Seguridad, Miguel Buen, y Maixabel Lasa, directora de Atención a las Víctimas del Ejecutivo vasco.

Además, en la sesión ha intervenido Marimar, Ángeles Pedraza, presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), la directora de la Fundación Miguel Ángel Blanco, Cristina Cuesta, Conchita Martín, viuda del primer asesinado tras la primera tregua de ETA, el teniente coronel Pedro Antonio Blanco, y el presidente de Dignidad y Justicia (DyJ), Daniel Portero.

Asimismo, han tomado la palabra Ana Velasco, víctima de la banda terrorista y cofundadora de la AVT y Rubén Múgica, miembro de UPyD e hijo del dirigente socialista Fernando Múgica, asesinado por ETA en 1996, y los analistas políticos Aurelio Arteta, Eduardo Uriarte, Javier Corcuera y Carlos Fernández de Casadevante.

Marimar Blanco ha recordado a su hermano como "símbolo de denuncia de todos los silencios y complicidades" con los terroristas, así como de "dignidad y decencia". Además, ha señalado que son quienes han amparado el terrorismo quienes "tienen que moverse" y frente al diálogo con los mismos ha abogado por la prevalencia de la justicia que es la que debe "devolver la normalidad rota a las víctimas".

También ha considerado "inmoral" que quienes no han condenado ni el asesinato de su hermano, ni los del resto de víctimas de ETA, puedan estar gobernando en Gipuzkoa, lo que, a su juicio, demuestra que la banda terrorista no ha desaparecido y es, además, "herencia de un gobierno envenenado". Blanco ha confiado en que estamos "más cerca del final de ETA" que se alcanzará cuando entregue las armas, reconozca "el daño causado" y cuando "ninguna víctima se quede sin justicia".

En este sentido, ha asegurado que las víctimas seguirán "vigilantes para que no se pase página" y se "esclarezca la verdad", porque "el relato final se ha de escribir desde la centralidad de las víctimas, respetando su memoria". "Lucharemos contra los neutralizadores del mal", ha asegurado.

Por su parte Cristina Cuesta ha reclamado "justicia social y penal" un pilar del que "todavía estamos muy lejos", como evidencia que "San Sebastián, donde ETA ha matado a 152 personas, y Gipuzkoa donde ha asesinado a 317", están gobernadas "por quienes no han condenado la historia de ETA". Además, ha recordado que después de más de 50 años de la primera víctima de la banda terrorista todavía no existe "un número contrastado" de sus asesinatos y "el 40 por ciento está sin esclarecer".

María Ángeles Pedraza por su parte ha expresado su "temor" de que "estando a punto de ganar vamos a perder", de manera que los terroristas sean "quienes se acaben saliendo con la suya". "Un final del terrorismo basado en la impunidad solo será un falso final, una trampa", ha constatado.

Por ello ha advertido de que cualquier planteamiento ante un posible final de ETA debe estar "encaminado a conseguir su derrota", para lo cual "es imprescindible que sea la Justicia la que prime", pero "no transicional como reclaman los amigos de los terroristas, sino con mayúsculas", de manera que las reivindicaciones de la banda terrorista "no tengan un altavoz en las instituciones", ni "le salgan gratis sus asesinatos" o "se les tenga a sus cómplices como sujetos políticos válidos".

Dispersión de presos

Daniel Portero ha insistido en que se debe mantener la dispersión de presos de ETA mientras la banda terrorista siga existiendo, puesto que trasladarlos a un mismo recinto penitenciario "retroalimenta el cumplimiento de los objetivos de la propia organización terrorista", es decir, "genera confianza y cohesión" en su seno.

"Tener dispersados a los presos de ETA corta las líneas de comunicación y debate de la propia organización terrorista", ha opinado. Asimismo, ha pedido al Gobierno central que aplique "escrupulosamente" la Ley y el Estado de Derecho también con las víctimas del terrorismo y ha añadido que los presos de ETA deben "colaborar" para que ésta desaparezca definitivamente y "pedir perdón". CONCENTRACIÓN

Tras la jornada los participantes en la misma han llevado a cabo, a las 13.00 horas, una concentración silenciosa y una ofrenda floral en recuerdo de las víctimas del terrorismo en el monolito en homenaje a las mismas 'Oroimena/Memoria', ubicado en los jardines del Alderdi Eder junto al Palacio Consistorial donostiarra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento