Botella, sobre si casará a homosexuales: "En principio, no pienso casar a nadie"

  • La dirigente del PP se niega a oficiar bodas por lo civil, pese a que puede hacerlo en su condición de alcaldesa de Madrid.
  • Se excusa en que esta facultad se delega en los concejales y asegura que, si alguna pareja quiere casarse en el Ayuntamiento, cumplirá la ley.
Ana Botella, este lunes durante un foro en el diario La Razón, saludando a Alberto Ruiz-Gallardón en defensa de José María Aznar.
Ana Botella, este lunes durante un foro en el diario La Razón, saludando a Alberto Ruiz-Gallardón en defensa de José María Aznar.
Ayuntamiento de Madrid

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, aseguró este miércoles, al ser preguntada por si oficiará bodas entre personas del mismo sexo en el Ayuntamiento de Madrid, que ella, "en principio", no piensa casar "a nadie".

La primera edil se pronunció así durante una entrevista en la Cadena Cope donde, aunque dejó la puerta abierta a "un caso particular", insistió en que "normalmente, los alcaldes no casan". La excusa, argumentó, es que esa facultad está delegada "en los concejales".

Pese a ello, y a que Botella se ha pronunciado reiteradamente en contra del matrimonio gay, aseguró que, si alguna pareja quiere celebrar su enlace en el Ayuntamiento o que el oficiante sea un concejal municipal, el Consistorio "siempre se cumplirá la ley".

Ana Botella esquivó de esta forma una polémica que sí sufrió su predecesor, el hoy ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón.

La boda que ofició Gallardón

En 2006, Gallardón ofició su primera boda homosexual en el salón del antiguo Ayuntamiento de Madrid, en la Plaza de la Villa. La pareja no era una pareja de novios cualquiera: el exalcalde accedió porque los contrayentes eran Javier Gómez, economista, y Manuel Ródenas, abogado, ambos militantes del PP y amigos del alcalde.

Gómez actuaba como portavoz de la Plataforma de Gays y Lesbianas del Partido Popular. Ródenas era el responsable del programa de asesoramiento de Gays, Lesbianas y Transexuales de la Comunidad de Madrid. El enlace se celebró el sábado 29 de julio de 2006.

Sin embargo, la fotografía de aquel día no le salió gratis a Gallardón, dado que el PP ya había recurrido ante el Tribunal Constitucional la ley del matrimonio homosexual aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Los valores de la Iglesia

El Foro de la Familia, organización vinculada al PP, denunció la "exhibición de apoyo al matrimonio gay" que realizaba el alcalde al apoyar tácitamente la ley del matrimonio homosexual. "Una ley que el propio PP ha rechazado y considera inconstitucional, además de negativa para la sociedad". El foro criticó, además, que Gallardón no tomase la vía que sí ejercerá Ana Botella: delegar en sus concejales.

El Arzobispado de Madrid también cargó contra Gallardón recordándole, en una nota pública, que la doctrina de la Iglesia "obliga a todos los fieles católicos, incluidos los políticos católicos" a rechazar el matrimonio gay, ya que este "contribuye a ofuscar valores fundamentales que no sólo pertenecen a los creyentes, sino al patrimonio común de la Humanidad".

Jorge Fernández Díaz, hoy ministro de Interior y representante del ala más conservadora del PP, calificó entonces la actitud de Gallardón de "desleal", criticando su "desafío" al partido. "El señor Ruiz Gallardón, que es un dirigente destacado del Partido Popular, tiene que ser leal al partido, con independencia de que sea católico, mahometano o mormón", zanjó antes de reclamar a la dirección nacional que la actitud del alcalde tuviese "consecuencias políticas".

Recientemente, Fernández Díaz chocó de nuevo con su compañero de partido cuando Gallardón aseguró que el matrimonio homosexual no es inconstitucional. "Si no hubiéramos pensado que era inconstitucional no hubiéramos votado en contra, no hubiéramos presentado enmienda de totalidad y no hubiéramos presentado un recurso de inconstitucionalidad", concluyó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento