Multitudinaria manifestación en Madrid contra la condena a Baltasar Garzón

Imagen de la manifestación en apoyo a Baltasar Garzón que se ha celebrado este domingo frente a la sede del Tribunal Supremo en Madrid.
Imagen de la manifestación en apoyo a Baltasar Garzón que se ha celebrado este domingo frente a la sede del Tribunal Supremo en Madrid.
Juanjo Martín / EFE

Varios miles de personas, según los convocantes, se han concentrado este domingo a las puertas del Tribunal Supremo (TS) en apoyo a Baltasar Garzónpara protestar contra el "atropello" que, en su opinión, ha supuesto su inhabilitación como juez por ordenar las escuchas del caso Gürtel.

El acto, promovido por las plataformas contra la impunidad del franquismo y Solidarios con Garzón, ha contado con la presencia del diputado de IUGaspar Llamazares, la representante de Equo Inés Sabanés y el poeta Marcos Ana.

La concentración ha estado presidida por una pancarta "contra los juicios de la vergüenza", "contra los crímenes del franquismo" y "en apoyo al juez Baltasar Garzón".

Los participantes han coreado consignas como "Vergüenza", "Justicia", "Este juicio es una vergüenza" o "Este tribunal está podrido" y han exhibido carteles contra la corrupción y en favor de la reparación de las víctimas de la dictadura.

En su intervención, el portavoz de la plataforma Solidarios con Garzón, Jaime Ruiz, ha mostrado su repulsa ante una sentencia "radicalmente injusta" del Supremo que condena al juez que destapó la trama de corrupción, mientras los corruptos están en la calle.

Ruiz ha manifestado que "ha habido una verdadera cacería mediática y jurídica", con tres procedimientos abiertos sobre el mismo juez, lo que, desde su punto de vista, ha sido "un atropello a la legalidad democrática y a la justicia".

En declaraciones a los medios, el diputado de IU Gaspar Llamazares ha adelantado que este lunes, durante la comparecencia del presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, en el Congreso de los Diputadosle pedirá cuentas y le dirá que "la justicia española está bajo mínimos como servicio público y como poder democrático porque se ha convertido fundamentalmente en una justicia corporativa".

Llamazares ha opinado que el juicio a Garzón por las escuchas del caso Gürtel ha sido "un tribunal de honor" y, tras recordar que los tribunales de honor fueron derogados por la Constitución española, ha considerado que "la justicia tendrá que abordar su propia transición democrática, que todavía no ha hecho".

Por su parte, Inés Sabanés ha dicho que es "una vergüenza" que la primera persona condenada por una trama de corrupción sea el juez que la destapó, mientras todos y cada uno de los que están imputados con altas fianzas siguen en la calle, algo que ha calificado de "incomprensible e intolerable".

Sabanés ha resaltado que la inhabilitación de Garzón supone "un retroceso brutal" y "una derrota tanto de la corrupción como de la justicia".

El poeta Marcos Ana, que pasó veintitrés años en la cárcel y estuvo condenado a muerte durante el franquismo, ha expresado su convicción de que "hay una vocación fascista en el Tribunal Supremo", como demuestra la "injusticia" que se ha cometido con Garzón con la intención de "darle un escarmiento para que nadie pueda seguir su camino de denunciar los crímenes del pasado".

"Aquí, la transición no ha movido nada. El pasado está en los entresijos del Estado y en los engranajes de la judicatura, porque no se ha cambiado absolutamente nada", ha apuntado Marcos Ana.

En otras ciudades también se han celebrado concentraciones en solidaridad con Garzón, como en Granada, donde han acudido unas 500 personas, y Pontevedra, donde cerca de un centenar mostraron su desacuerdo con la sentencia.

Próximamente habrá una reunión de todas las asociaciones de memoria histórica de todo el Estado y se organizará un homenaje a Baltasar Garzón.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento