El crucero Costa Concordia
El crucero Costa Concordia, semihundido en la costa del Tirreno. EFE

El comandante del crucero 'Costa Concordia', Francesco Schettino, fingió en sus conversaciones con la Capitanía de Puertos que continuaba a bordo del buque cuando ya lo había abandonado, según se desprende del diálogo que mantuvo la noche del accidente recogido por el diario Il Corriere della Sera.

¿Qué quiere hacer?. ¿Quiere irse a casa?. Vaya arriba y díganos qué se puede hacer Los agentes de la Guardia Costera le preguntaron cuántos pasajeros quedaban a bordo y él respondió que habían sido evacuadas unas 4.000 personas cuando apenas había dejado el crucero unas 40. "Ahora vuelvo al puente (de mando)", aseguró Schettino, antes de explicar que se había ido a popa, la parte trasera del barco, para "saber qué estaba pasando.

A las 0.42 horas se produce la segunda conversación telefónica en la que el personal de la sala de operaciones de la Capitanía le pregunta cuántas personas deben ser evacuadas todavía. "He llamado a la compañía y me dicen que son un centenar", afirmó el comandante, cuando, según el rotativo italiano, el proceso de evacuación estaba en pleno desarrollo. "Yo estoy coordinando", añadió Schettino, antes de reconocer que no estaba a bordo del crucero.

Posteriormente, el oficial de guardia le transmitió que habían sido localizados varios "cadáveres", a lo que Schettino respondió preguntándole cuántos muertos se habían confirmado. "Eso debería decírmelo usted. ¿Qué quiere hacer?. ¿Quiere irse a casa?. Vaya arriba y díganos qué se puede hacer, cuántas personas quedan y qué necesitan", afirmó el oficial, al que Schettino respondió fingiendo aún que seguía bordo: "Está bien. Estoy yendo".

Aviso en Facebook de la tragedia

Por otra parte, la prensa italiana también informa de un aviso en Facebook escrito por la hermana de uno de los empleados del crucero que apuntala la idea de que un "error humano" del capitán, detenido por homicidio múltiple y naufragio, pudo causar el trágico encallamiento del Costa Concordia, al permitir su acercamiento excesivo a la costa.

El mismo viernes del suceso, a penas una hora antes de la tragedia, la familiar del maitre escribía en su Facebook que el barco iba a pasar cerca de la costa y animaba a los vecinos a saludar a su hermano, según informa Il Corriere della Sera.

Este lunes el presidente y consejero delegado de la compañía naviera Costa Crociere, Pier Luigi Foschi, ya admitió que el naufragio del crucero Costa Concordia se debió a un "error humano" del capitán, el comandante Francesco Schettino, "quien no respetó el reglamento".

Una sorpresa al jefe de camareros

Foschi, en una rueda de prensa televisada en Génova, agregó que "darán asistencia legal al comandante", pero reiteró que no pueden negar "que se trató de un error humano".

"Estamos ante una tragedia de proporciones importantes", dijo el consejero delegado de Costa Crociere sobre el naufragio del pasado viernes frente a las costas de la isla italiana del Giglio, en el mar Tirreno, y en el que han fallecido hasta el momento seis personas y una treintena están desaparecidas.

La maniobra de acercarse a la costa de la isla de Giglio "no había sido autorizada" Sobre la maniobra que realizó Schettino al acercarse a la costa de la isla del Giglio y que causó que el crucero impactase contra un escollo, Foschi aseguró que "no había sido aprobada, ni autorizada".

Los diarios Il Corriere della Sera e Il Tirreno aseguran que el crucero se acercó tanto a la isla de Giglio para dar una sorpresa al jefe de camareros, Antonello Tievoli, y al excomandante Mario Palombo, una leyenda entre los comandantes de la naviera genovesa.

Según el máximo responsable de la naviera, solo una vez, el 9 de agosto de 2001, un crucero de la compañía había pasado delante e la isla, con motivo de la fiesta de San Lorenzo, y el cambio de ruta había sido autorizado tanto por Costa Crociere como por la Capitanía del Puerto de la localidad.

Búsqueda de desaparecidos

"El comandante tomó de su iniciativa una decisión contraria a nuestro reglamento, que está escrito y certificado. Nuestra posición no es la de tomar distancias, si no la de disociarse completamente de esta conducta que ha causado el accidente", agregó Foschi.

Pero, ahora la prioridad es la búsqueda de las personas dadas por desaparecidas, así como la extracción de las cerca 2.300 toneladas de carburante.

Mientras la Organización Marítima Internacional (OMI) reconoce que el naufragio del crucero Costa Concordia frente a la costa italiana podría obligar a revisar la normativa de seguridad de los grandes barcos de pasajeros.