La infanta Cristina y Urdangarin
La infanta Cristina junto a su marido Iñaki Urdangarin y su hijo Juan Valentín en una imagen de archivo. Ballesteros / Efe

El asesor legal externo de la casa del rey aconsejó a Iñaki Urdangarin que abandonara el Instituto Nóos porque esta entidad desarrollaba acciones lucrativas y, al año siguiente, le recomendó que optara por buscar una actividad profesional por cuenta ajena, a ser posible fuera de España.

Ante las informaciones publicadas por diversos medios, fuentes de la casa del rey consultadas han precisado este sábado que el asesor legal externo de la Casa viajó a Barcelona en la primavera de 2006 para conocer de cerca la situación del Instituto Nóos y, tras comprobar que sus actividades no eran conformes a sus fines fundacionales, aconsejó a Urdangarin que se desvinculara de ella.

Tras aceptar el consejo y abandonar Nóos en junio de 2006, el duque de Palma, junto a sus socios, inscribió en el registro una fundación para promover la cultura y el deporte, pero no llegó a operar como tal, porque el asesor de la casa del rey comprobó que su funcionamiento tampoco estaba planteado de forma adecuada.

Consejos de la casa real a Urdangarin

El asesor de la casa del rey había planteado la posibilidad de una fundación como alternativa adecuada para las actividades de promoción de la cultura y el deporte, una fundación que contara con un patronato de prestigio internacional y cumpliera todos los requisitos acordes con ese tipo de instituciones.

Aunque se desaconsejó cualquier otra fórmula, la fundación que Urdangarin y sus socios inscribieron en el registro en 2007 no respondía a las características adecuadas y, al comprobarlo el asesor de la Casa, no llegó a funcionar como tal.

En ese punto, el asesor legal externo de la casa del rey aconsejó al duque de Palma que renunciara a seguir por esa vía y optara por una actividad profesional por cuenta ajena, a ser posible fuera de España, algo que Urdangarin hizo en la primavera de 2009, cuando aceptó una oferta de la filial de Telefónica en Latinoamérica para trabajar en Estados Unidos.

Los duques de Palma viven desde entonces en Washington, donde Urdangarin (que era consejero de Telefónica Internacional desde junio de 2006) preside la Comisión de Asuntos Públicos de Telefónica Latinoamérica, mientras que su esposa, la infanta Cristina, continúa trabajando en la Fundación 'La Caixa', como hacía en España, ahora desde el puesto de directora de su Área Internacional.