Self-Love, 1934
Uno de los collages de Jindrich Styrsky Jindrich Styrsky

La casa de ventas de libros raros Sims Reed ofrece una primera edición en checo de Los cantos de Maldoror, la obra del Conde de Lautréamont (Isidore Ducasse), por 4.100 euros. El precio es alto, pero el libro es una joya: sólo se imprimieron 300 copias en 1929 y cada ejemplar incluye una docena de litografías del artista Jindrich Styrsky (1899-1942), uno de los genios surrealistas escondidos del siglo XX.

De carrera prematuramente truncada por la muerte temprana a consecuencia de una larga enfermedad cardiaca, Styrsky dejó una obra muy amplia, diversa y, sobre todo, coherente. Fue un surrealista convencido y hasta las últimas consecuencias. Algunos críticos han sugerido que era el más brillante del núcleo de artistas que, en torno al poeta francés André Breton, construyeron el movimiento.

Libre asociación de ideas

Hay más de un punto de contacto entre la obra del artista checo y la del español Salvador Dalí mientras éste se mantuvo bajo el paraguas estilístico del surrealismo. Ambos eran erotómanos convencidos y practicantes, defensores de la sexualidad como motor primordial del universo; ambos pintaban mediante la libre asociación de ideas, el azar y la casualidad y ambos cultivaban las técnicas del collage.

No hay constancia de que se conocieran personalmente, pero las frecuentes visitas de Styrsky a París y las relaciones entre su grupo surrealista en Praga y Bretón y los suyos hacen del encuentro una posibilidad.

Les separaba la política. Dalí insistía en que el surrealismo podía existir en un contexto apolítico y se negó a denunciar en público al régimen nazi. En 1934 Dalí fue sometido a un juicio surrealista y expulsado del movimiento. Entre tanto, en Praga, Styrsky mantuvo la actividad de su núcleo de forma ilegal bajo la ocupación nazi.

La musa Toyen

Nacido en una pequeña ciudad de Bohemia, Styrsky estudió en la Academia de Bellas Artes de Praga, donde conoció a su musa, Mary Cermínovou (1902-1980), que usaba el seudónimo artístico de Toyen. Con ella, Karel Teige y Jindrich Heisler fundó en 1934 el Grupo Surrealista de Praga.

En esa misma época fue el editor de Erotická Revue (La Revista Erótica), que congregó a buena parte de los artistas nacionales de la época y fundó la editorial  Edice 69 (Ediciones 69), la primera empresa en traducir a Sade al checo.

Autor de collages y fotografías -una selección fue expuesta en PhotoEspaña en 2009-, Styrsky es considerado en la actualidad como uno de los artistas plásticos fundamentales de Checoslovaquia durante el siglo XX. Fuera de las fronteras de su país sigue siendo muy poco conocido. Algunas páginas web dedicadas al arte de vanguardia le han reivindicado en los últimos tiempos. Aquí hay un archivo exhaustivo de su trabajo.