El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, perdió este martes en una votación parlamentaria la mayoría absoluta, lo que cuestiona la futura estabilidad de su Ejecutivo, más aún después de que su principal aliado, el líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, le haya pedido explícitamente que dimita, algo que el Berlusconi ha prometido hacer tras aprobar las reformas exigidas por la UE.

Pese a perder la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, fijada en 316 escaños, Berlusconi logró aprobar las cuentas del Estado de 2010 por 308 votos a favor, 1 abstención y ninguno en contra, ya que la oposición, presente en el pleno, decidió no participar en la votación para dejar en evidencia sus apoyos.

Los diputados que no votaron superaron a los que sí lo hicieron De hecho, los diputados que no votaron superaron a los que sí lo hicieron (309 que participaron frente a los 321 que no), lo que fue interpretado por el líder de la principal formación de la oposición italiana, el Partido Demócrata (PD), Pierluigi Bersani, como una muestra de que el Gobierno italiano no tiene ya la mayoría.

"Presente su dimisión, aquí haremos lo que nos corresponde por el país. Y tenga claro que si usted no lo hiciera, no oso a creer que usted no lo haga. Si usted no lo hiciera, la oposición consideraría otras iniciativas porque así no podemos seguir", comentó Bersani, dirigiéndose directamente a Berlusconi y abriendo la puerta a la presentación de una posible moción de censura.

Este resultado pone de relieve la pérdida de apoyos que ha tenido Berlusconi en las últimas semanas, después de que en un voto de confianza el pasado 14 de octubre su Ejecutivo obtuviera 316 votos a favor, es decir, justo la mayoría absoluta de una cámara de 630 diputados.

Este voto de confianza llegó después de que el 11 de octubre se produjera un empate a 290 votos en la votación del primer artículo de esas cuentas del Estado de 2010, cuya ratificación tuvo que ser, por ello, suspendida. Sin emabrgo, sacar adelante el texto de 2010 era fundamental para poder aprobar ahora la Ley de Presupuestos y la de la estabilización económica exigida por la UE.

Según informan los medios de comunicación italianos, dentro del grupo de Berlusconi un diputado fue el protagonista de la única abstención, mientras que otros 5 no votaron, entre ellos Alfonso Papa (en arresto domiciliario), y tampoco lo hicieron otros tantos del Grupo Mixto, como Santo Versace, hermano del difunto modisto y quien abandonó las filas del primer ministro en septiembre.

Tres diputados del PDL han decidido pasarse a la oposición de centroderecha Clave de la votación de este martes era saber cuántos apoyos reales dentro de su propio grupo, el Pueblo de la Libertad (PDL), había perdido el primer ministro, después de que algunos de sus diputados le hayan pedido que dimita y dé paso a un nuevo Ejecutivo que consiga ampliar su apoyo mayoritario en el Parlamento.

A esos disensos dentro de su formación se une la reciente salida de tres diputados del PDL, que han decidido pasarse a la oposición de centroderecha, cuestionando la continuidad de Berlusconi al frente de un Ejecutivo con una mayoría parlamentaria no muy amplia tras la salida de la misma de su exaliado Gianfranco Fini en 2010.

Este lunes algunos medios afines a Berlusconi llegaron a asegurar que se iba a producir una dimisión inminente del primer ministro, pero el mandatario negó esta posibilidad y aplazó una decisión a saber el resultado de esta votación de las cuentas del Estado. Sus socios de Gobierno de la Liga Norte le han pedido que dimita y deje al frente del Ejecutivo al secretario político de su partido y exministro de Justicia, Angelino Alfano.

Una "maxienmienda" con las reformas económicas de la UE

Por el momento, el Ejecutivo italiano tiene pendiente la aprobación en el Parlamento de los presupuestos de 2012, donde incluirá una "maxienmienda" con las primeras reformas económicas prometidas a la Unión Europea (UE). Lo más probable es que los presupuestos lleguen ya la semana que viene al pleno del Senado para su votación con una más que probable cuestión de confianza, según anunció el propio Berlusconi ayer.

Las últimas incertidumbres sobre el futuro del primer ministro italiano, uno de los protagonistas de la última cumbre del G20 de Cannes (Francia), han hecho que la prima de riesgo de la deuda italiana se haya disparado, y que este martes volviera a marcar un nuevo récord desde la entrada en el euro, en los 497 puntos básicos.

Berlusconi: "Me han traicionado"

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, declaró que "me han traicionado", después de que su gobierno perdió la mayoría absoluta en una votación en la Cámara de Diputados. "Me han traicionado, ¿pero estos a dónde quieren ir?", preguntó Berlusconi a un grupo de diputados de su partido (PDL) en el hemiciclo.

Me han traicionado, ¿pero estos a dónde quieren ir? Tras la votación sobre las Cuentas del Estado de 2010, el primer ministro fue directamente a controlar el listado de diputados y leyó los nombres de los once parlamentarios que no le votaron (cinco del grupo mixto, cinco del PDL y uno que se abstuvo).

"Es necesario saber qué hay que hacer, pero yo no me rindo, quiero seguir adelante", declaró el primer ministro italiano.  Y antes de abandonar el hemiciclo aseguró: "Debemos saber qué hacer, hay un problema de números".

Después, Berlusconi se reunió en la misma sede de la Cámara con los ministros de Exteriores, Franco Frattini; el de Administraciones Públicas e Innovaciones, Renato Brunetta; el de Reformas Institucionales italiano, Roberto Calderoli, y el secretario nacional del partido gubernamental PDL, Angelino Alfano, además del subsecretario de la Presidencia del Consejo, Paolo Bonaiuti.

Por último, Berlusconi se reunió con el jefe del Estado, Giorgio Napolitano, quien anunció que 'Il Cavaliere' presentará su dimisión una vez que saque adelante las medidas de austeridad exigidas por la UE.