El Pirulí cumple 30 años
Torrespaña, el popularmente conocido 'Pirulí', cumple este jueves 30 años. EFE

El Consejo de Administración de RTVE ha dado marcha atrás esta mañana en su decisión del pasado miércoles de otorgarse control sobre el sistema de edición de los informativos de TVE, después de una votación unánime y de la dimisión de un consejero, el nombrado a propuesta de CC OO. La decisión se ha resuelto, en una reunión de urgencia convocada para este fin únicamente, por unanimidad, aunque ha habido desacuerdo en cuanto a las razones para dar marcha atrás.

Este desacuerdo en el consejo se produce en cuanto a cómo explicar la revocación, pues mientras unos consejeros aprecian que han sido mal interpretados, otros se inclinan por reconocer un error de origen que nunca debió producirse, según fuentes presentes en el consejo y otras de la Corporación conocedoras del mismo.

Tras la dimisión de Maravall, se altera el equilibrio de poder dentro del Consejo En cualquier caso, la votación de este viernes supone un cambio en el voto de los cuatro consejeros nombrados a propuesta del PP (una consejera de este grupo propuso la medida) y del nombrado a propuesta de CiU, todos los cuales estuvieron a favor de la decisión ahora revocada. Cambian también el sentido de su voto los que se abstuvieron, los consejeros socialistas (dos); el nombrado a propuesta de ERC y el de Comisiones Obreras, mientras que repiten voto negativo UGT e IU.

La revocación tiene lugar después de una enorme polémica desatada este jueves por la decisión inicial, una polémica que se ha saldado, además de con la marcha atrás de la medida, con una sola dimisión, la del consejero nombrado a propuesta de CC OO, Héctor Maravall. Comisiones Obreras ha informado este viernes, mientras todavía estaba en marcha la reunión del consejo, de que su consejero iba a anunciar en el mismo su dimisión después de votar, cambiando el sentido de su abstención inicial.

En su nota, CC OO señalaba que la dimisión de Maravall debía servir "de ejemplo a cuantas personas tienen responsabilidad en lo sucedido", en una clara alusión a otros consejeros que votaron sí o se abstuvieron.

Tras la dimisión de Maravall, se altera el equilibrio de poder dentro del Consejo y, así, la presidencia de la Corporación, que adoptan de manera rotatoria los consejeros, recaerá en los próximos dos meses en dos miembros de este órgano propuestos por el PP. Además, el reparto de votos en el consejo queda ahora en empate entre los conservadores y los progresistas, según fuentes de TVE.

Estas fuentes sitúan en un mismo bando a PP y CiU, y en el otro a PSOE, IU y UGT (el lado progresista del consejo en el que se situaba al nombrado por CCOO y que era mayoritario hasta que se produjo la dimisión), lo que arroja un empate a cinco votos.

Organizaciones profesionales, políticas y sindicales, además de los líderes políticos y de importantes periodistas, encabezados por los propios informadores de la Corporación, habían denunciado que se ponía en riesgo la independencia de los redactores con la decisión del consejo ahora revocada.

RTVE ha enviado un comunicado a los medios en el que confirmaban la revocación de la decisión y aseguraban que con la misma, los consejeros sólo querían "facilitar el ejercicio de sus competencias y funciones actuales". "Nunca fue voluntad de los consejeros interferir en la labor de los trabajadores de Informativos ni, mucho menos, condicionar su independencia profesional", asegura el comunicado, que termina lamentando "profundamente el malestar ocasionado".

Clamor contra la "censura"

Tras la polémica que levantó esta decisión, especialmente a través de redes sociales como Twitter, los partidos políticos comparecieron rapidamente para mostrar su desacuerdo con la medida.

 

Los cuatro consejeros a propuesta del PP, que lo propusieron junto al de CIU, votaron que este órgano político dispusiera de acceso al sistema 'iNews', un sistema informático a través del cual los consejeros podrían ver los textos y vídeos de los informativos antes de emitirse. Los profesionales, tanto de RTVE como de otros medios, calificaron como "censura" la medida, y pidieron que se revocase de forma "inmediata", como finalmente ha sucedido.