Banco Central Europeo
Imagen de la sede del Banco Central Europeo, en Fráncfort (Alemania). Ralph Orlowski / REUTERS

El Banco Central Europeo (BCE) ha retomado nuevas compras de deuda española e italiana después de que este lunes la prima de riesgo española alcanzase los 341 puntos, el nivel más alto desde el 5 de agosto, cuando llegó a superar en algunos momentos los 410 puntos y provocó que el BCE decidiera comprar por primera vez en la historia deuda soberana de España e Italia para evitar un contagio de la crisis de deuda y frenar a los especuladores.

Según los operadores bursátiles, detrás de la actual subida de la prima de riesgo española se encuentran los nuevos temores a una recesión global y las dificultades para superar la crisis de la deuda soberana europea, factores que también han provocado este lunes un desplome de las bolsas europeas.

En pleno repunte de la crisis de deuda, los líderes económicos europeos y mundiales lanzan mensajes contradictorios que apuntan a ese pánico a una nueva recesión a nivel mundial. La primera en dar la voz de alarma ha sido la directora del FMI, Christine Lagarde, quien este domingo apuntaba en una entrevista a un diario alemán que el riesgo de un nuevo revés económico a escala global existe, pero que todavía se puede evitar.

Un día después de estas afirmaciones, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se mostró tajante al descartar que el crecimiento económico de la Eurozona esté próximo a una recesión, aúnque sí será modesto: "Nosotros no anticipamos una recesión en Europa", dijo Barroso en una rueda de prensa.

Por su parte, el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, ha puesto en el punto de mira a los mandatarios europeos, cargando contra ellos el peso de la recuperación y presionándoles para que tomen "las decisiones adecuadas", ya que reconoce que "nos estamos moviendo en un periodo peligroso".

Las Bolsas se hunden

Después de un 'lunes negro' en las Bolsas europeas, la situación se repite. El crecimiento del 0,2% del PIB de la zona euro en el segundo trimestre (1,6% interanual) confirma la desaceleración en ese periodo y ha colaborado a incrementar las dudas de los inversores.

Las mayoría de las Bolsas europeas han continuado con el descalabro del lunes El Ibex-35 bajó este martes el 1,61% y concluyó la sesión en el mínimo anual de 7.936,40 puntos, un nivel desconocido desde finales de marzo de 2009, cuando acabó en 7.815 puntos. A lo largo de la jornada, el mercado nacional ha ido oscilando, mientras el presidente del Banco Mundial (BM), Robert Zoellick, descartaba que las economías de Estados Unidos y Europa se encaminen hacia una segunda recesión, en lo que coincidían políticos españoles y europeos (Durao Barroso), que volvían a desmentir a la directora general del FMI.

Las mayoría de las Bolsas europeas han continuado con el descalabro sufrido el lunes y cerraban en negativo, a excepción de Londres (que cerró en un 1,06% positivo). Milán, con la huelga general en Italia, cedía el 1,98%; el índice Euro Stoxx 50, el 1,29%; París, el 1,13%, y Fráncfort, el 1%. La apertura a la baja de Wall Street no hizo más que empeorar la situación en los parqués europeos a lo largo de la sesión de este martes.

Descenso de la prima de riesgo

La compra de deuda española por parte del BCE ha provocado un pequeño descenso de la prima de riesgo (la diferencia que un país debe pagar para endeudarse a 10 años respecto a Alemania), que bajó de 341 a 334 puntos básicos.

La banca, estancada

"El negocio en la banca se ha estancado. En la medida en que la economía no crece, las empresas dejan de pedir dinero y los bancos, además, endurecen las condiciones para concederlo. No nos debería sorprender su estancamiento", explica Núria Álvarez, analista de Renta 4.

El negocio en la banca se ha estancado Este martes, la agencia de calificación de riesgos Standard & Poor's emitió un informe en el que reconocía el estancamiento de la banca europea y advertía de las pérdidas que sufriría el sector si la región entra en una nueva recesión.

Los bancos más castigados en la sesión bursátil fueron Caixabank, con un 3,93%, Bankinter, con un 2,23%, Santander con un 2,01% y BBVA con un 1,67%. En Europa, los más golpeados fueron Societé General, que perdió un fuerte 6,5%, BNP Pribas, con un 5,2%, Unicrédito, un 4,4%, e ING con un 3,7%.

Pese al desplome de las bolsas de los últimos días, la atención de los inversores viró este martes hacia otros mercados, como las divisas, después de que el Banco Nacional de Suiza tomara la decisión de poner freno a la revalorización de su moneda, tradicional refugio en momentos de inestabilidad.

Compra de bonos desde agosto

El BCE comenzó a comprar bonos españoles e italianos a principios de agosto, en un intento de ayudar a reducir la rentabilidad de la deuda española, que es mucho más alta que la alemana. Desde el 8 de agosto, esta entidad ha adquirido deuda soberana de la zona del euro por valor de 56.247 millones de euros.

A largo plazo, Trichet espera que los pueblos europeos formen una "confederación" con un "gobierno" y un "ministro de Finanzas confederal" Este jueves, el consejo de gobierno BCE tiene previsto una reunión para debatir sobre medidas extraordinarias aplicadas en la crisis financiera como el controvertido programa de compra de deuda pública para ayudar a los países que atraviesan dificultades de financiación.

Su presidente, Jean-Claude Trichet, opinó que en el futuro la zona euro debe dotarse de un sistema para tomar medidas firmes contra los países que incumplan las normas y las recomendaciones de los demás miembros de la moneda única.

A más largo plazo, Trichet dijo que también espera que "los pueblos europeos se dotarán de una confederación" con un "gobierno" y un "ministro de Finanzas confederal" que, entre otras cosas "podría imponer una decisión a tal o cual país" que eludiera las obligaciones o recomendaciones.

Actualmente, el BCE es la única institución europea capaz de comprar deuda soberana de países con dificultades y garantizar su solvencia, según algunos expertos económicos.