El nuevo artículo 135 de la Constitución aprobado este viernes en el Congreso no incluirá el matiz de que el déficit público pueda superarse en casos "excepcionales" debido a que el portavoz de IU, Gaspar Llamazares, impidió con su veto la votación de las enmiendas transaccionales pactadas por CiU, PP y PSOE.

El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado la reforma del artículo 135 de la Constitución finalmente con el apoyo de PSOE y PP, además de UPN. La votación se ha saldado con 316 votos a favor de la reforma y cinco votos en contra (UPyD, Coalición Canaria y dos diputados socialistas). Para la aprobación era necesaria una mayoría de tres quintos, la cual se ha superado. Los diputados del BNG, ERC, ICV y NaBai han abandonado el hemiciclo del Congreso de los Diputados cuando se iba a votar la reforma constitucional, un "plante" con el que han querido escenificar su rechazo a la misma y al procedimiento por el que se ha hecho.

Sólo con que un grupo exprese su veto a la votación de una transaccional ésta  no se vota Tras el veto a la enmienda transaccional (aquélla que en el proceso de adopción de un determinado texto en un órgano de decisión, es creada a partir del espíritu o la intención de otras enmiendas presentadas por otro u otros participantes en dicho proceso, para aunarlas logrando así agilizar el debate y con el fin de generar consenso), el grupo de CiU decidió no votar.

Sólo con que un grupo exprese su veto a la votación de una transaccional ésta  no se vota. La decisión de Llamazares ha causado el consiguiente revuelo en el hemiciclo. El portavoz de CiU, Durán i Lleida, pidió explicaciones a Gaspar Llamazares, pero el presidente del Congreso, José Bono, le impidió a éste contestar, por estar en medio de una votación.

CiU recrimina el veto

La portavoz parlamentaria del PP, Soraya Sáenz Santamaría, había anunciado minutos antes que el PSOE y su grupo parlamentario ofrecieron a CiU unas enmiendas transaccionales que "preservando el principio" del acuerdo de reforma constitucional, amplíaban el marco de colaboración de las comunidades autónomas.

PP y PSOE buscaban la abstención de CiU y un mayor consenso De esta forma, el texto propuesto a los nacionalistas catalanes planteaba que los parlamentos autonómicos pudieran solicitar al Congreso autorización para superar el límite de déficit en casos "excepcionales, como en catástrofes naturales". Con ella se pretendía la abstención de CiU y un mayor consenso en la primera reforma de calado de la Constitución.

En cualquier caso Durán i Lleida informó tras la votación que, aunque hubieran salido adelante las transacciones su grupo no hubiera participado en la votación.

El portavoz de IU había avisado a través de Twitter de su intención de vetar las transaccionales: "Aviso en serio. Vetaré cualquier transacción de PP y PSOE . En justa correspondencia. El que avisa no es traidor", dijo.