Albert Boadella
El director teatral Albert Boadella durante la presentación de "El Nacional", una obra que recupera Els Joglars. Fernando Albarado / Madrid

La compañía teatral Els Joglars aprovecha la crisis económica para volver a representar El Nacional, una obra que denuncia los fastuosos montajes de los teatros de la ópera y que reclama la recuperación de la poesía en los escenarios en un año en el que la compañía que dirige Albert Boadella cumple su 50 aniversario.

Desde el próximo 1 de septiembre, Els Joglars representarán en el Nuevo Teatro Alcalá de Madrid esta obra, un musical que, según ha explicado este lunes en rueda de prensa Boadella, sintetiza todos los aspectos artísticos y de contenido que ha mantenido esta compañía a lo largo de su trayectoria.

Boadella reclama la recuperación de esa poesía: "conseguir lo máximo con lo mínimo" Sentido del humor para contar tragedias, junto a los aspectos satíricos, críticos, poéticos, la presencia de la música y la conexión con la realidad son, para Boadella, los ingredientes básicos de sus obras que se ven representadas en El Nacional, que ya llevó a escena con algunas diferencias en 1993.

En esa época, España vivió una crisis económica muy importante "casi tan peligrosa y arriesgada como la actual", circunstancias en las que es difícil mantener "los grandes mamotretos operísticos" que "han hecho desaparecer la poesía del teatro" y que "se comen el 90% de los presupuestos escénicos de cualquier Estado" en Europa.

Dieciocho años después, Boadella vuelve a reclamar la recuperación de esa poesía: "conseguir lo máximo con lo mínimo, lo contrario de las grandes estructuras, con lo máximo, consiguen lo mínimo".

La historia

Don José, un viejo acomodador del que fue Teatro Nacional de Opera, y que se encuentra en estado de ruina debido a la crisis, decide volver a ponerlo en funcionamiento. Para ello cuenta con una antigua mujer de la limpieza del coliseo que llegó a aprenderse las arias que escuchaba y con un grupo de músicos indigentes que tocan en el metro y que conformarán la orquesta.

Con ellos se propone representar el Rigoletto, cuyo argumento y música se van introduciendo en El Nacional a lo largo de la obra. Además de Rigoletto, en El Nacional se interpretan fragmentos de otras óperas como La bohéme, Madame Butterfly o Aida.

Nuevos fichajes

La soprano Begoña Alberdi y el barítono Enrique Sánchez Ramos se han unido a Els Joglars en esta obra, que protagoniza Ramón Fontseré en el papel de Don José. La soprano, que ya intervino en el montaje de 1993, ha alabado la dirección de Boadella y su forma de hacer teatro: "Adoro esta obra. Estoy encantada. Se debería trabajar siempre así", ha dicho Alberdi para quien Els Joglars hace "artesanía pura de lo más exquisito" con un "mecanismo de precisión suiza".

Boadella ha explicado que esta obra no se representará en Los Teatros del Canal de Madrid que él mismo dirige debido a su política "de no hacer competencia desleal a la empresa privada" ya que las temporadas son muy cortas.

El dramaturgo también ha hecho referencia a su "auto exilio" de Cataluña que, ha dicho, la compañía lleva muy bien desde el punto de vista artístico: "es un divorcio mutuo, a ellos no les interesamos y, por tanto, nos han dejado de interesar a nosotros". "Los propios poderes públicos y los medios de comunicación catalanes nos colocaron en una situación imposible, irreversible. Hemos dejado de actuar, no por nuestro gusto. Estaríamos encantados de trabajar en Cataluña. Simplemente, no nos quieren, nos han considerado traidores a la causa", ha recalcado Boadella.

El dramaturgo ha resaltado la gestión llevada a cabo en Els Joglars que, considera, se trata de un caso insólito ya que todas las compañías fijas han desaparecido del panorama teatral español. Combinar la investigación con la popularidad es la fórmula empleada por esta compañía que, ha explicado su director, cuenta con una audiencia numerosa que es la que ha sufragado sus gastos pues las subvenciones que recibe no llegan al 7 u 8% por ciento de su presupuesto anual.