El nuevo plan de ajuste presupuestario aprobado este viernes por el Gobierno italiano en un Consejo de Ministros extraordinario contempla, entre otras medidas, la eliminación de 39 provincias, la reunificación de ayuntamientos (se suprimirán más de 1.900) y la supresión de 50.000 cargos públicos. En total, será un ajuste próximo a los 45.500 millones de euros, con los que Silvio Berlusconi pretende calmar la inquietud de los mercados sobre la situación que atraviesan las finanzas públicas del país.

Con este paquete, que incluye tanto medidas de ahorro como recaudatorias, el Ejecutivo espera sanear las cuentas de Italia, cuya deuda pública supera el 120% del PIB, y alcanzar así el equilibrio presupuestario en 2013.

Un texto "en línea" con las exigencias formuladas a Italia por el Banco Central Europeo (BCE) a cambio de la compra de su deuda pública para aliviar la presión de los mercados sobre el país, dijo el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, durante la rueda de prensa posterior a la reunión.

Está previsto que dicho ajuste alcance los 20.000 millones de euros en 2012 y 25.500 millones en 2013, en una actuación que obtendrá los recursos principalmente de los recortes del gasto, según explicó el ministro italiano de Economía, Giulio Tremonti, en la misma comparecencia ante los medios.

El paquete, aprobado en forma de decreto ley por el Consejo de Ministros, pasará ahora al Parlamento Con este nuevo paquete de medidas, el objetivo del Gobierno es pasar de un déficit del 3,9%, previsto para este año, a otro del 1,4% en 2012, paso previo a un equilibrio de las cuentas en 2013. El paquete, aprobado en forma de decreto ley por el Consejo de Ministros, pasará ahora al Parlamento para su ratificación y, según los medios italianos, podría llegar al Senado el 22 de agosto.

Berlusconi señaló que no considera necesario someter el texto a una cuestión de confianza durante la tramitación parlamentaria, en conformidad con el deseo expresado por el presidente de la República, Giorgio Napolitano, de poder mantener un debate abierto a todas las fuerzas políticas.

Medidas

Entre las medidas aprobadas se incluyen recortes en los fondos destinados a los entes locales y regionales y, aunque no se precisaron datos en la rueda de prensa, en la reunión de la mañana con los representantes de esas entidades se habló de una disminución por un valor total de cerca de 9.500 millones de euros, 6.000 en 2012 y 3.500 en 2013.

Asimismo, el Gobierno de Berlusconi espera rebajar los costes de la política, entre los más altos de Europa, con una serie de medidas para contener el gasto y a través de recortes en los recursos destinados a los ministerios. En la comparecencia ante la prensa, los políticos se comprometieron a reducir en 2012 en 6.000 millones de euros los fondos destinados a los ministerios, mientras que no hicieron referencia a los 2.500 millones de recortes previstos para 2013 en el borrador, filtrado por los medios de comunicación.

Supresión de provincias, ayuntamientos y cargos

El ministro de Reformas Institucionales italiano, Roberto Calderoli, dijo este sábado que el Gobierno aprobó "la supresión de las provincias de menos de 300.000 habitantes o de 3.000 kilómetros cuadrados de superficie", y que para ello se elaborará un censo en otoño de 2011. Calderoli compareció en rueda de prensa junto con los ministros de Economía, Guilio Tremonti, y de Trabajo y Políticas Sociales, Maurizio Sacconi, para ilustrar los detalles del decreto ley aprobado este viernes en Consejo de Ministros.

La edad de jubilación de hombres y mujeres (65 y 60) subirá hasta los 67 en los próximos 5 años Según cálculos realizados por los medios de comunicación a partir de los datos ofrecidos por Calderoli, entre 29 a 36 provincias italianas pueden desaparecer.

En cuanto a los 8.094 ayuntamientos existentes en Italia, hay 1.970 con menos de 1.000 habitantes por lo que para ellos será obligatorio la fusión municipal, dijo el ministro.

Calderoli prevé además una reducción de alrededor de 54.000 cargos y asesores a finales de la legislatura sobre los 140.000 actuales.

Por su parte, Tremonti, dijo que la llamada "contribución de solidaridad" penaliza con un 5 % los salarios que superen los 90.000 euros al año, y con un 10 % a los que excedan los 150.000, todos ellos deducibles de la renta. La "contribución de solidaridad" tendrá una duración de tres años computables a partir de 2011.

El ministro de Economía ratificó que el decreto ley no necesita una cuestión de confianza en el Parlamento, porque es suficientemente "serio y comprometido" para implicar a la clase política en aras del interés general. En su intervención, el ministro de Trabajo y Políticas Sociales anunció que, en consonancia con los solicitado por el Banco Central Europeo (BCE), el decreto ley contempla la flexibilidad del mercado de trabajo para impulsar la contratación a nivel empresarial, pero también el despido del personal.

Comentó que la jubilación de hombres y mujeres (que hasta ahora se jubilaban a los 65 y 60 años respectivamente) pasará a los 67 años en los próximos cinco años y que en 2050 podría elevarse a los 70.

Impuesto a los ricos

Por otro lado, el texto aprobado contiene medidas recaudatorias como la que gravará con un 5% las rentas anuales que superen los 90.000 euros y con un 10% las que excedan los 150.000 euros.

Se contempla un incremento en el gravamen sobre los rendimientos financieros Se contempla, además, un incremento en el gravamen sobre los rendimientos financieros, del 12,5% al 20%, subida de la que quedan exentos los títulos de deuda pública. El texto incluye el endurecimiento de la lucha contra la evasión fiscal, con medidas como las sanciones por no emitir factura y la obligación de utilizar sistemas de pago que dejen constancia en operaciones sujetas al pago del IVA que superen los 2.500 euros.

Con la intención de aumentar la productividad, el Gobierno propone mover al lunes las fiestas no religiosas del calendario laboral y evitar así los puentes. Asimismo, entre las medidas a aplicar en los próximos dos años se contempla la posibilidad de llevar a cabo privatizaciones en los servicios locales y se incentivará las liberalización de la actividad económica.

Berlusconi recula y podría optar a la reelección

Berlusconi ha anunciado este sábado que se presentará como candidato a la presidencia del Gobierno en las elecciones de 2013, "si es necesario, pero espero que no".

Berlusconi, de 77 años, afirmó el pasado 8 de julio en una entrevista al periódico La Repubblica que no se presentaría a las elecciones y que el candidato sería su exministro de Justicia, Angelino Alfano y actual secretario nacional del Pueblo de la Libertad (PDL).

"Veremos en el momento oportuno. Yo ya he dicho en muchas ocasiones, y también en público, que hacer lo que estoy haciendo representa para mí un gran sacrificio", dijo a los medios de comunicación.

Asimismo, el jefe del Ejecutivo italiano se mostró "satisfecho" por el "buen trabajo" realizado en "siete días de intenso trabajo" para aprobar el nuevo plan de ajuste.

"Había una gran atención par parte de los líderes europeos por lo que hacía el Gobierno italiano" y -continuó- "el hecho es que hemos conseguido aprobar el decreto ley, que después de ser publicado en La Gaceta Oficial (Boletín Oficial del Estado), pasará a ser inmediatamente operativo".

El primer ministro añadió que ha garantizado a los socios europeos que el Parlamento abordará en breve "la discusión y el voto para introducir en la Constitución la obligación del equilibrio presupuestario y también el artículo 41 sobre la libertad de empresa".

Berlusconi auguró "un viaje muy tranquilo" para el plan de ajuste en su tramitación parlamentaria, pues pasará a la comisión de Asuntos Constitucionales y Presupuestos del Senado el próximo 22 de agosto, según los medios de comunicación italianos.

El primer ministro recordó que las intervenciones económicas fueron impuestas por la situación internacional y que "cualquier Gobierno habría tenido que dar una respuesta como la que nosotros hemos dado".