Marina Comas
La actriz Marina Comas llora tras recoger el premio Goya a la mejor actriz revelación por su trabajo en 'Pa negre'. Junto a ella, Imanol Arias. Efe

En 1997, con 9 años, Andoni Erburu, el protagonista de la película Secretos del corazón, se convertía en el actor más joven de la historia en recibir un Goya y en el primer niño en subirse al escenario de esa gala solemne para sostener, con manos temblorosas, una estatuilla de bronce.

Probablemente Erburu seguirá siendo, durante mucho tiempo, el intérprete de menos edad que pise esa tarima. El pasado martes la Academia de Cine informaba de las nuevas normas que regirán los premios Goya en 2012 y que prohíben expresamente que los menores de 16 años opten a uno de sus galardones.

Solo seis niños han conseguido un Goya en la historia del cine español Los responsables justifican su decisión con razones legales y sociales: "Los ganadores pasan a ser miembros activos de la Academia, lo que implica circunstancias legales no exigibles a un menor".  Asismismo sostienen que un galardón " puede provocar en un niño una serie de factores externos que condicionen su desarrollo profesional y personal".

La medida ya ha provocado un aluvión de reacciones. Tanto Montxo Armendáriz como David Trueba se han mostrado contrarios a una regla que peca de "paternalismo". No obstante, Trueba ve interesante analizar qué ha sido de los críos que han ganado un Goya.

En realidad, solo seis niños han conseguido en trofeo en los premios del cine español.  Y apenas otro más, Manuel Camacho, llegó a estar nominado por Entrelobos. El número podría haber sido mayor, pero hasta 1995 la Academia no instauró la categoría a mejor actor y actriz revelación, la cual abrió las puertas a los más pequeños.

Muchos de esos actores han continuado con su carrera artística. Estos son sus rostros y, quizá, los únicos que serán distinguidos por la Academia:

<p>Andoni Erburu</p>Andoni Erburu. Fue elegido  de entre más de mil niños para protagonizar la película Secretos del corazón. El director, Montxo Armendáriz, buscaba una "mirada especial, alguien que llenara la pantalla". Aquel papel no solo proporcionó a Erburu popularidad y numerosas ofertas laborales: además, le convirtió en el primer niño en ganar un premio Goya de la historia. Ocurrió en 1997 y él tenía 9 años. Su carrera cinematográfica continuó después tímidamente durante cinco años, en los que rodó Jardines deshabitados (2000), Silencio Roto (2001) y Clara (2002). Sus padres se esforzaron en que Andoni creciera como un niño de su edad y, a partir de 2003, este decidió abandonar la interpretación y dedicarse a sus estudios. Hoy tiene 23 años y no ha vuelto a los platós.

<p>Juan José Ballesta</p>Juan José Ballesta.  "Me pegaba patadas y me tiraba del pelo, me quemaba... me insultaba, me escupía, decía que le daba asco...". Juan José Ballesta todavía es capaz de repetir de memoria el monólogo con el que finalizaba la película El Bola y que le reportó en 2000 un Goya. Entonces tenía 12 años. Quizá hoy no haya superado la intensidad de aquel papel,  pero su carrera interpretativa sigue en activo gracias al cine y la televisión. Ha trabajado en películas como El embrujo de Shangai, Planta 4ª , 7 vírgenes o Entrelobos, se ha corrido alguna juerga, ha sido padre y protagoniza la serie televisiva de éxito Hispania.

<p>Ivana Baquero</p>Ivana Baquero. Era ya una veterana (tenía más de cinco películas a sus espaldas) cuando a los 12 años, en 2007, recogió su Goya a actriz revelación por El Laberinto del Fauno, una película de Guillermo del Toro. Desde entonces, su carrera ha continuado sin prisas, pero sin pausa. Ha rodado La mujer del anarquista, de Peter Seher (2008) y La otra hija (2009), película en la que se codea con Kevin Costner. La adolescente ha aprendido inglés y podría convertirse en una de las actrices más internacionales.

<p>Nerea Camacho</p>Nerea Camacho. Tenía solo 12 años cuando impresionó al público con su interpretación de una niña enferma de cáncer en la película de Javier Fesser Camino. Aquel trabajo, su primera incursión en el cine, le valió el Goya 2008 a mejor actriz revelación. Su nombre no volvió a aparecer en los créditos hasta dos años después, cuando participó en Héroes y en Tres metros sobre el cielo, en el que desempeñaba un papel secundario. En 2011 ha participado en La chispa de la vida.

<p>Marina Comas</p>Marina Comas. Podría ser la última niña en ganar un premio Goya. La edición 2011 de los premios de la Academia de Cine española destacaron el trabajo de esta actriz debutante de 15 años en la película Pa negre, donde interpreta a Núria. Antes de saltar a la gran pantalla, trabajó en dos programas de la televisión catalana: Divendres y Tvist.

<p>Francesc Colomer</p>Francesc Colomer. Acaba de cumplir 14 años. Compañero de Marina Comas en el reparto de Pa negre, también recibió su Goya en la última edición del certamen español.  Una vez que lo tuvo en sus manos, quizá como una premonición, aseguró que era injusto que hubiera ganado "frente a los experimentados".  En otra ocasión también declaró que creía que que la competitividad "no es buena para según qué edades". ¿Se inspiraron quizá en estas opiniones los miembros de la Academia?

La medida auspiciada por la Academia española no es aplicada por otras instituciones cinematográficas como la de Hollywood, que premió a una Anna Paquin a los 11 años por su trabajo en El Piano o a Tatum O'Neal por Luna de papel. Además, Hollywood promovió unos Oscar juveniles entre 1934 y 1960 para intérpretes menores de edad.  Judy Garland y Mickey Rooney fueron algunos de los homenajeados.

Encuesta

¿Es justo que los niños no puedan optar a un Goya?

Sí, no compiten en igualdad de condiciones.
10,72 % (206 votos)
Sí, al recibir un Goya se convierten en miembros activos de la Academia, un puesto que debe ser ocupado por adultos.
8,8 % (169 votos)
No, si han hecho un buen trabajo deben tener el mismo derecho que los adultos a optar a un Goya.
42,01 % (807 votos)
No, pero de ganarlo, no deberían convertise en miembros activos de la Academia.
38,47 % (739 votos)