El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha exigido este miércoles a las autoridades que hagan respetar la ley ante las agresiones a diputados que se han producido en Cataluña por parte de 'indignados', ya que, según ha dicho, la prudencia "no puede convertirse en pasividad".

"Lo que ha ocurrido en las últimas horas ningún demócrata puede ampararlo", ha declarado el líder de los 'populares' a los medios de comunicación a su llegada a la conferencia del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, en el Foro ABC.

En este sentido, Rajoy ha señalado que "la ley, los derechos individuales de las personas y la voluntad de la mayoría tiene que ser respetada" y ha añadido que cuando no se respeta la ley y esa voluntad de la mayoría se está cometiendo "un acto profundamente antidemocrático".

Aunque Rajoy ha admitido que la "prudencia" es una "muy buena virtud", ha querido dejar claro que "la prudencia no puede convertirse en pasividad cuando se trata de hacer respetar la ley y, sobre todo, de hacer respetar los derechos individuales que tienen todas las personas".

Tras explicar que la ley "es producto de la voluntad de la mayoría", que "la mayoría aprueba y vota" y "fija cómo son las normas de convivencia", ha subrayado que las autoridades tienen que "garantizar" que se respeta. Igualmente ha dicho que los ciudadanos, "sea cual sea su estado de ánimo", tienen la obligación de respetarla.

"Pido respeto a la ley, pido respeto a los derechos individuales de las personas, pido respeto a la voluntad de la inmensa mayoría de los españoles y pido a las autoridades que tengan en cuenta esto porque, si no, estaremos atentando contra las normas de convivencia que nos hemos dado entre todos", ha enfatizado.

Españoles "descontentos"

Rajoy ha admitido que hay "muchos españoles que están descontentos" por la situación que está atravesando España y ha destacado que "muchos", "la inmensa mayoría", lo han expresado en las urnas el pasado 22 de mayo. Hay otras personas, ha continuado, que "lo han expresado de otra manera".

Sin embargo, ha recalcado que lo que ha ocurrido en Madrid y en otros lugares de España, "singularmente lo que ha sucedido en el Parlament de Cataluña", "es algo que no tiene nada que ver con todo esto". A su entender, las agresiones y la violencia es algo que "ningún demócrata" puede amparar.

Consulta aquí más noticias de Álava.