Sólo uno de los menores —G.E.A.D. de 16 años— implicados en la muerte de un ciudadano británico ocurrido en el sur de Tenerife en febrero de 2010 ha sido declarado culpable del homicidio, mientras que el otro joven que entró a robar en el chalét de Costa del Silencio, responderá sólo por el delito de robo con fuerza en casa habitada.

Así lo han explicado a Europa Press la defensa de R.R.R que ha explicado no obstante que los jóvenes han recibido las correspondientes medidas por los delitos de los que se les ha hallado culpables.

G.E.A.D. ha sido condenado como autor de un delito de homicidio en concurso con un delito de robo con violencia y allanamiento de morada. Por ello, deberá cumplir una medida que con lleva 7 años de internamiento de los que 5 deberá pasar en régimen cerrado y dos en libertad vigilada.

El menor además deberá indemnizar a la familia de la víctimas con 135.000 euros. Por su parte, R.R.R deberá por su delito cumplir con una medida de internamiento de 3 años de los que 9 deberán ser en régimen cerrado y 26 en libertad vigilada. En este periodo, según su abogada, deberá permanecer durante 20 meses en un grupo de convivencia y los 6 restantes en libertad vigilada.

Los hechos se remontan al 6 de febrero del pasado año, cuando los jóvenes entraron a robar en el chalé. Durante un rato, según la defensa, recorrieron las habitaciones en donde, en principio, sólo parecieron fijarse en una cámara de fotos.

Sin embargo, estando dentro de la vivienda sintieron cómo se abría la cancela y lejos de huir se escondieron. R.R.R. tras una escalera, mientras que G.E.A.D. se dirigió a la cocina donde cogió un cuchillo, que según se ha dicho durante el juicio, lo hizo para amenazar al propietario, si bien terminó clavándolo en el cuerpo de este ciudadano británico.