La Comisión Europea propondrá una ayuda adicional de hasta 150 millones de euros para compensar a los productores hortofrutícolas afectados por la caída de ventas por el brote de bacteria E.coli en Alemania, según dijo el comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos. Esta ayuda se añadirá a las que ya están establecidas dentro de la Política Agrícola Común (PAC), como las ayudas a la intervención y las de estado.

Ciolos explicó, en unas declaraciones al llegar al Consejo de Ministros de Agricultura extraordinario que discutirá en Luxemburgo esta cuestión, que esta nueva ayuda cubriría el período desde el comienzo de la crisis hasta finales de junio. La propuesta de la CE favorecería tanto a los agricultores encuadrados en organizaciones profesionales como a los independientes.

Preguntado acerca de si esta ayuda adicional sería suficiente para cubrir la pérdidas causadas al sector por la caída de las ventas ocasionada por la bacteria (por la que se ha señalado erróneamente en Alemania a distintos cultivos), Ciolos respondió:"es lo que podemos hacer". Poco después, la Comisión Europea (CE) se ha comprometido a revisar esa cifra, tanto el montante como el porcentaje, con una "propuesta mejorada" que esté justificada según las condiciones actuales. Además, indicó que de aquí a este miércoles presentará esa nueva propuesta para que el Comité de Gestión -que reúne a representantes de los Veintisiete- tome una decisión "lo antes posible", probablemente a principios de la próxima semana.

Un fondo "especial"

En la reunión de Luxemburgo va a discutirse, precisamente, la creación de un fondo "especial" para compensar al sector hortofrutícola europeo, a imagen de las ayudas especiales que se dieron para los productores de leche en 2009 o para los afectados por la crisis de dioxinas en Irlanda en 2008, según fuentes comunitarias.

Se espera que los Estados miembros presenten sus estimaciones de los daños y que el debate se centre en "cómo y cuánto" se pude ayudar, han apuntado otras fuentes europeas.

Plantearán soluciones más allá de las de la PAC y las subvenciones públicas Ciolos advirtió la semana pasada de que los instrumentos de que dispone la UE para apoyar a los agricultores en esta crisis son "limitados", pero se comprometió a examinar "todas las opciones legales" para plantear soluciones más allá de las previstas por la Política Agraria Común (PAC) -para retirar parte de la producción del mercado, hasta un máximo del 5% del volumen total- y de las subvenciones públicas.

En el caso de las ayudas de la PAC el problema es que la gestión de estos apoyos depende en general de las organizaciones agrarias (que en España agrupan al 32% de los agricultores), lo que dejaría fuera a los productores independientes. Además, son subsidios cofinanciados al 50% entre Bruselas y los Estados miembros. En cuanto a las subvenciones públicas, la UE fija un tope de 7.500 euros en tres años como máximo para las ayudas que no requieren notificación previa a Bruselas.

Fuentes comunitarias reconocen que se trata en cualquier caso de cantidades muy inferiores a las pérdidas declaradas por el sector hortofrutícola europeo y por ello admiten la necesidad de explorar otras alternativas. Sólo en España, el sector ha calculado sus pérdidas en 200 millones de euros semanales, mientras que otros países como Francia, Países Bajos y Bélgica han visto caer sus ventas entre un 50% y un 90% desde que comenzó la crisis.

Ayudas "insuficientes"

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, ha calificado de "insuficiente" la ayuda que la Comisión Europea ofrece para compensar a los agricultores españoles y ha insistido en que exigirá a la UE que se devuelva a los productores el "90 ó 100%" del valor de mercado de la mercancía perdida.

A España no nos parece suficiente que se plantee el 30% del valor de retirada, así lo vamos a manifestar con absoluta claridad A su llegada a la reunión extraordinaria de ministros de Agricultura de la UE que se celebra este martes en Luxemburgo para explorar las posibilidades de ayuda para los agricultores de toda la UE, Aguilar ha dejado claro que España no fijará una cifra concreta de las compensaciones que pide para su sector hortofrutícola mientras la situación no se estabilice porque, ha dicho, "el daño no ha cesado".

"A España no nos parece suficiente que se plantee el 30% del valor de retirada, así lo vamos a manifestar con absoluta claridad", ha zanjado la ministra española al ser preguntada por su opinión sobre la oferta de Bruselas. Aguilar ha recalcado que España y "otros países" de la UE, sin precisar cuáles, se han unido para exigir compensaciones europeas para "el 90 ó 100%" del valor de la mercancía retirada y para pedir una relación de los productos "más afectados".

La ministra, además, planteará que los 27 adopten medidas que permitan "anticipos de forma inmediata" con el objetivo de asegurar al sector "liquidez" mientras se resuelve la crisis y se recupera la confianza del consumidor.