Durante la lectura del comunicado, en el que estaba presente toda la corporación municipal, excepto los que se encuentran detenidos por la operación "malaya" y otros dos no presentes, Reñones pidió perdón al pueblo de Marbella por lo que está sucediendo.

"Me pide el cuerpo dimitir, pero para que no haya vacío de poder, vamos a estar aquí por responsabilidad y para que el Ayuntamiento siga su curso hasta que el estamento que corresponda decida qué hacer con nosotros", señaló el hasta ahora alcalde en funciones.

NOTICIAS RELACIONADAS