La muerte de Bin Laden, un tanto histórico para Obama tras anunciar su candidatura en 2012

    Celebraciones frente a la Casa Blanca, tras el anuncio de la muerte de Bin Laden.
    Celebraciones frente a la Casa Blanca, tras el anuncio de la muerte de Bin Laden.
    Jonathan Ernst / REUTERS

    El presidente de los EE UU, Barack Obama, ha anunciado la muerte del terrorista más buscado desde hace diez años: el saudí Osama bin Laden. Y lo hace en un momento crítico de su legislatura: con una mayoría republicana en el Congreso cercando sus reformas, con su popularidad en entredicho y poco después de anunciar que se presentará a la reelección.

    El efecto huracanado del 'Yes We Can' con el que llegó a la Casa Blanca en 2008 parece haberse diluido después de que el presidente de los EE UU tuviera que sudar sus principales reformas y llevarse un revés electoral en las pasadas legislativas. Un revés que aupó a los republicanos a la mayoría en el Congreso, un poder que han utilizado para limitar al máximo la capacidad de actuación del presidente demócrata.

    La situación económica -con déficit y con la amenaza de reducir la calidad de su deuda-, las dudas sobre su liderazgo sobre la reacción occidental al conflicto de Libia y las revoluciones árabes y tras un terrible debate presupuestario que estuvo a punto de paralizar la administración federal, Obama no pasaba por su mejor momento. Sus cotas de popularidad se mantenían en caída constante: en abril quedaron en torno al 45%o, muy lejos del 70 que tenía a su llegada al poder.

    Hasta ahora, porque Obama ha anunciado esta madrugada que había puesto final a la caza del enemigo número uno del país, el saudí Osama bin Laden. El líder de Al Qaedaera el símbolo antiestadounidense por excelencia, el hombre que ordenó el peor ataque contra el país de la historia: el 11-S. Han sido diez años en los que los servicios de inteligencia y seguridad del país le han buscado sin descanso por todo el mundo.

    La reacción popular no se ha hecho esperar y cientos de personas celebran el macabro anuncio frente a la Casa Blanca y la Zona Cero de Nueva York. Obama puede haberse apuntado un tanto histórico en un asunto, la seguridad, que no ha sido su fuerte, justo antes del pistoletazo para las elecciones de 2012.

    "Nuevamente se nos recuerda que EE UU puede hacer lo que se proponga. Esa es nuestra historia", sentenció el presidente, que ha cumplido la promesa que hiciera su predecesor: capturar al responsable del 11-S.

    Mostrar comentarios

    Códigos Descuento