Consejos para rehabilitar (sin sustos) nuestra vivienda

  • 'Ocho consejos para reformar tu casa', una guía de la OCU.
  • Conviene comprobar si se tiene seguro del hogar que cubra posibles daños.
  • Seleccionado un presupuesto, hay que fijar por escrito fecha de finalización.
  • La entrada para la compra de materiales no debe superar el 30% del presupuesto.
Dibujo sobre plano de una vivienda de dos dormitorios.
Dibujo sobre plano de una vivienda de dos dormitorios.
ARCHIVO

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda cuando se vaya a acometer una reforma en una vivienda solicitar, al menos, tres presupuestos, contratar a profesionales con referencias y pedir "siempre" que te facturen con IVA. Éstas son algunas de las recomendaciones que realiza la organización de consumidores en una guía que recoge 'Ocho consejos para reformar tu casa'.

Desde la OCU indican que "aun cuando sea una pequeña reforma, busca profesionales acreditados e, idealmente, con referencias". Además, recomienda comprobar si se tiene un seguro del hogar que cubra los posibles daños que se pudiesen producir en la vivienda y en la comunidad de vecinos.

Por otra parte, apunta que se pida siempre que facturen con IVA, ya que así se podrá deducir por las obras, solicitar ayudas públicas y, "lo más importante, reclamar si la reforma se terminó mal".

En cuanto a los presupuestos, además de destacar la necesidad de pedir como mínimo tres, se apunta que han de estar detallados por partidas (albañilería, electricidad, fontanería) y que especifiquen la calidad de los materiales a utilizar.

Los detalles del contrato

La organización dice que hay que fijar, por escrito, una fecha de finalización una vez seleccionado un presupuesto, inclúyelo como anexo en el contrato de obras. "Es vital que este contrato fije una fecha de finalización de la reforma, superada la cual el profesional deberá pagar una penalización, por ejemplo 60 euros por día de retraso", apuntan.

Además, la habitual entrada que se paga para cubrir la compra de los materiales no debería superar el 30% del presupuesto total. Se recomienda también avisar a los vecinos de la obra, confirmar si se necesitan una licencia municipal, y abonar el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras, que supone el 4% del presupuesto.

En la guía, la Organización de Consumidores y Usuarios aborda también las ayudas públicas que existe en las distintas administraciones. Así, por ejemplo, hay ayudas de las comunidades autónomas (promovidas por el Ministerio de Industria y el IDAE) para la sustitución de la caldera, el aparato de aire acondicionado, los electrodomésticos o las ventanas, siempre y cuando mejoren la eficiencia energética de la vivienda.

Ventajas fiscales

Existen además ayudas públicas, que pueden cubrir hasta el 40% del presupuesto, son las concedidas por el Ministerio de Fomento y las comunidades autónomas para reformas que eliminen barreras arquitectónicas, contribuyan a ampliar la superficie útil y promuevan la eficiencia energética, entre otros aspectos.

En lo que se refiere a las ventajas fiscales, las obras de mejora y rehabilitación de la vivienda pueden beneficiarse de la aplicación de un IVA reducido del 8% hasta 2012. Además, hay una lista de gastos deducibles -el 10%- en el IRPF en los ejercicios de la renta de los ejercicios 2010 (aunque sólo por las cantidades satisfechas entre el 14 de abril y el 31 de diciembre), 2011 y 2012.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento