Un Airbus 380 de la aerolínea Air France ha colisionado este martes con una nave de menor tamaño de una aerolínea regional operada por Delta cuando realizaba la maniobra de despegue del aeropuerto internacional John F. Kennedy, de Nueva York, sin que se hayan producido heridos, según ha informado la cadena de televisión CNN.

El incidente se produjo cuando el Airbus 380, el mayor avión de pasajeros en servicio, con destino a París y con capacidad para transportar a más de 500 pasajeros, iba a realizar la maniobra de despegue y chocó contra la parte trasera de otro avión, según relató un periodista de esa cadena de televisión que viajaba en el avión galo.

Las autoridades federales de la aviación estadounidense investigan lo sucedido, pues el Airbus golpeó con su ala izquierda la parte trasera de un avión de Comair, que procedía de Boston (Massachusetts) y que se dirigía a aparcar hacia la puerta de desembarque asignada. Comair es una aerolínea regional que opera vuelos para Delta Air Lines y la aeronave había efectuado el vuelo 6293. El A-380 de Air France realizaba el vuelo 007 y se dirigía al aeropuerto Charles De Gaulle, de la capital francesa.

El incidente ocurrió hacia las 03.15 hora peninsular española y, según relató el periodista de CNN a su medio, el piloto del avión paró la nave, que fue rodeada por varios equipos de bomberos, al igual que ocurrió con el otro aparato. Una portavoz de la Autoridad Portuaria de Nueva York y de Nueva Jersey citada por ese medio señaló que no se habían producido heridos y que se notificó lo ocurrido a la Administración Federal de la Aviación (FAA) estadounidense.

La Policía de las instalaciones portuarias interrogaron a los pilotos de ambos aviones, según la misma fuente. El mismo medio señaló que los pasajeros de los dos aviones abandonaron las aeronaves, y que los del vuelo de Air France tuvieron que volver al aeropuerto neoyorquino y recoger sus maletas.