Los trabajadores que se encontraban en el edificio del reactor número dos de la central nuclear japonesa de Fukushima 1 han tenido que ser evacuados después de que se detectaran niveles de radiación 10 millones de veces superiores a los normales, según ha informado la Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO).

TEPCO ha señalado que estos niveles se detectaron en el agua acumulada en el edificio en que se encuentra la turbina de dicho reactor. En ese agua de la unidad 2 se han registrado concentraciones de más de 1000 milisiervert por hora, informó la agencia local Kyodo.

La empresa intentará drenar este agua de las unidades 1, 2, 3 y 4 para facilitar las labores de los operarios que intentan restablecer las funciones de refrigeración de la central.

Según expertos consultados este domingo por la televisión pública NHK, en el reactor 2 podría haber una fuga de material radiactivo procedente del núcleo, que ha salido al exterior desde la piscina de supresión en la base del reactor.

El OIEA explicó igualmente que se sigue vertiendo agua dulce en los reactores 1, 2 y 3.

Radiactividad en el mar

El nivel de yodo radiactivo en las aguas de la costa cercanas a la central nuclear de Fukushima 1 aumentó este domingo hasta una concentración 1850 veces superior al límite legal, según la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón.

Esto supone un nuevo incremento del material radiactivo en el agua marina cercana a la central, después de que el sábado las autoridades anunciaran una concentración 1250 veces superior a la permitida.

El nivel de radiación en ese punto, a 330 metros al sur de la zona de drenaje de agua de los reactores 1 hasta 4, ha aumentado rápidamente en los últimos días respecto a los datos recogidos anteriormente.

Según la agencia, estos números podrían indicar una filtración continua de material radiactivo y están trabajando para conocer el origen de la fuga, aunque la radiación en el aire se ha reducido desde el sábado en gran parte de las localidades cercanas.

Situación de los reactores

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha anunciado este domingo que en el reactor 1 de la central de Fukushima se ha detectado la presencia de yodo 131, cesio 137 y cesio 134 a niveles comparables a los de la zona del reactor 3 donde tres trabajadores resultaron heridos el pasado jueves.

Devolver la electricidad a los reactores es esencial para activar los sistemas de refrigeración del combustible Esos tres operarios entraron en contacto con agua radiactiva a un nivel 10.000 veces superior al normal (dosis de entre 2 y 6 sieverts, niveles que pueden resultar fatales), y dos de ellos tuvieron que ser hospitalizados.

En cuanto a la situación en los demás reactores, el OIEA ha dicho que se ha logrado conectar tomas externas de energía a los reactores 1 al 4. En las unidades 2 y 4, los paneles de distribución eléctrica están ya conectados a esas fuentes externas, aunque se está comprobando el estado de distintos componentes, antes de iniciar el suministro eléctrico.

Devolver la electricidad a los reactores es esencial para que se activen los sistemas de refrigeración del combustible, tanto en el núcleo como en los estanques que almacenan el material ya usado.

Los sistemas de iluminación de las salas de control en los reactores 1, 2 y 3 ya funcionan, y algunos instrumentos en las unidades 1, 2 y 4 están de nuevo operativos.

Sin embargo, el OIEA advierte de que "debido al alcance del daño infringido por el terremoto y el tsunami, no es posible de momento estimar cuándo estarán de nuevo operativos los equipos".