Una madre de Texas (Estados Unidos) ha levantado controversia en las redes tras aparecer en un vídeo golpeando a su hijo con un cinturón, después de que el joven, de 13 años, cogiese su coche para ir a casa de su novia.

Al parecer, el adolescente apagó la conexión wifi del hogar familiar para que su madre no pudiera verle por el sistema de cámaras de Google Home, instalado en el domicilio. Pese a ello, su hermana mayor, al ver que el niño cogía el BMW nuevo de su madre, llamó a esta y la avisó. Poco después se presentó en casa, donde recogió a su hija, pidiéndole que llevase encima un cinturón.

Finalmente, tras alcanzar el coche conducido por el menor, la madre le gritó a través de la ventanilla para que parase en un lado de la calzada, y acto seguido, se acercó al coche, abrió la puerta y comenzó a propinar varios latigazos a su hijo con el cinturón, todo mientras su hija mayor les grababa visiblemente divertida. Posteriormente, esta narraría la historia en Twitter y colgaría el vídeo en Youtube.