Al tomarse la foto, resbaló y el tren le pasó por encima.
Al tomarse la foto, resbaló y el tren le pasó por encima. ARCHIVO

El pasado 6 de octubre, Eduardo N., un estudiante mexicano de fotografía de 25 años perdía los pies tras intentar hacerse un selfie, un grave accidente que estuvo a punto de costarle la vida.

El joven se encontraba caminando por las vías en la delegación Miguel Hidalgo, en la Ciudad de México cuando se percató de que un tren se acercaba.

Como el convoy iba muy lento, decidió subir al techo de este por la escalera de uno de los vagones y aprovechar el momento para sacar unas fotografías.

Una vez arriba, se le ocurrió tomarse un selfie, pero el estudiante perdió el equilibrio y cayó del tren, por lo que este pasó por encima de sus pies, a la altura del tobillo.

Al escuchar los gritos del joven, varios agentes de la Secretaría de Seguridad Pública acudieron para socorrerle y llamaron a los paramédicos, quienes, tras atender a Eduardo en el lugar de los hechos, lo llevaron al Hospital Rubén Leñero en donde fue operado para amputarle ambos pies.