Diccionario de la Real Academia de la Lengua
Diccionario de la Real Academia de la Lengua Paul Lowry/ flickr.com

A día de hoy, a pesar de que se hayan eliminado o cambiado algunas acepciones sexistas del diccionario de la Real Academia Española, todavía existen términos que poseen connotaciones de este tipo. Esto es algo que ha formado mucho revuelo en años anteriores pero que aún sigue coleando entre los ciudadanos, sobre todo a raíz de la masiva manifestación del 8-M.

¿Cuáles son las palabras que se recogen actualmente como sexistas?

Loco/a: Mujer que mantiene relaciones sentimentales con varios hombres, pero ninguna estable. Prostituta

Perro/a: Hombre tenaz, firme y constante en alguna opinión o empresa. Prostituta (Se dice persona despreciable pero no prostituto).

Lobo/a: Persona sensualmente atractiva (Realmente, para hombres no se usa ese término).

Fulano/a: Prostituta (no prostituto).

Fregon/a: Mujer tosca e inculta. Criada que sirve en la cocina y friega.

Zorro/a: Prostituta (no prostituto).

Cocinillas: Hombre que se entromete en las tareas domésticas, especialmente en las de la cocina.

Cancillera: Cuneta o canal de desagüe en las lindes de las tierras labrantías (No se pone definición de cancillera como cargo).

Padre: Varón o animal macho que ha engendrado a otro ser de su misma especie. Cabeza de una descendencia, familia o pueblo.

Madre: Mujer o animal hembra que ha parido a otro ser de su misma especie. Matriz en que se desarrolla el feto (Al padre se le alude como cabeza de familia y a la madre no).

Muchos de los argumentos que apoyan el cambio de estas acepciones van en el sentido de que el lenguaje es la forma de expresión de una comunidad pero que además, configura el pensamiento... es decir, lo que no se nombra, no existe y lo que se tiñe de una influencia sexista, se concibe y se acepta como tal.

Por el lado de la RAE, se argumenta que el problema no es suyo sino que ellos simplemente admiten las palabras que se usan cotidianamente. "Lo que nunca hará el Diccionario de la Lengua Española es suprimir palabras que se usan porque sean ofensivas o desagradables. Eso no lo podemos hacer. Sería el fin del diccionario y el comienzo de una secuencia que no tiene fin", aseguran desde dentro de la institución.

Por lo que el problema vendría de la sociedad y de cómo esta concibe los términos, desde una perspectiva sexista claro está. El lenguaje es sexista porque se encuadra dentro de una sociedad de igual valor, por lo tanto, lo que se recoge en el diccionario también es sexista.

Términos modificados

Hay algunos que han generado mucha polémica... otros, incluso cambiándolos, siguen generando debate en las calles ya que, aunque se refieran a ambos géneros, realmente no se usan para hombres. Uno de los más sonados fue el de sexo débil, que se describía como "conjunto de las mujeres". A la postre, los académicos decidieron añadir que esta acepción vendría con una intención despectiva o discriminatoria. También, creó revuelo la acepción de la palabra fácil que aludía directamente a la mujer como tal... ahora, esa acepción se refiere a "la persona que se presta sin problemas a mantener relaciones sexuales".

Por otro lado, se definía a la palabra femenino como "débil o endeble" y masculino como "varonil y enérgico"... algo que se ha suprimido de ambas acepciones, dejando así unos términos mucho más neutrales. Además, se aceptó la palabra feminizar como "dar presencia o carácter femeninos a algo o a alguien" y "adquirir caracteres femeninos". Antes este término no se aceptaba y, por el contrario, masculinizar si se encontraba dentro del diccionario.