Publicidad con forma de multa
Publicidad de Lavados Bob Esponja con forma de multa. TWITTER BEATRIZ RODRIGÁLVAREZ

Si vives en Madrid y tienes coche, ten cuidado, quizá la próxima vez te lleves un susto antes de emprender tu trayecto.

Un sofoco que pasa a ser alivio en cuanto descubres que lo que hay en el limpiaparabrisas delantero no es una multa sino simplemente publicidad.

Según denuncia en Twitter Beatriz Rodrigálvarez (@BRodrigalvarez), la empresa de lavados a mano Bob Esponja ha tenido la brillante -o no tan brillante- idea de que su publicidad calque el formato que utiliza el Ayuntamiento de Madrid para notificar las infracciones de tráfico.

Según la imagen que adjunta en su tuit, realizada por ella misma cuando se recuperó del sofoco, el formato es idéntico al del 'papelito' que te dejan en el coche cuando te han puesto una multa. Es decir, con zona, fecha, lugar, matrícula e incluso importe. Pero no se trata de denunciar ningún hecho, sino de anunciarlo: "Te informamos que en el plazo aproximado de 20 minutos lavamos tu coche o moto por el importe abajo indicado".

Claro que, para llegar a ese apartado quizá tu cabreo haya hecho que dejes de leer.

La publicidad usa incluso el logo de la ciudad de Madrid, algo de lo que muchos usuarios destacan preguntándose si la empresa podría estar comentiendo un delito.

Además, el propio nombre la empresa podría estar incurriendo en infracción de copyright al utilizar el nombre del popular personaje animado de Cartoon Network.

Este tipo de publicidad no es nuevo. De hecho, también hay varios restaurantes y negocios de hostelería que la emplean desde hace tiempo, pero parece que la moda ha alcanzado ahora un punto álgido.

La falsa multa que emplea el restaurante Taste Me es mucho más descaradamente cómica, con un texto en el que puede leerse "Vehículo: Utilitario muy sucio" y "Hecho denunciado: Estacionar cerca del bar y no acercarte por lo menos a tomar un cañita, que tenemos unos precios muy buenos y somos muuuu majetes".

Por supuesto, el importe es "lo que consumas" y la denuncia se anula "viniendo a vernos".

Además, aquí sí se menciona al autor del diseño creativo, Carlos Moreu, gestor de un restaurante del barrio de Chamberí que ya lleva años empleando este truco.