Knickers se ha convertido, por méritos propios, en toda una celebridad en Australia.

Este buey, que mide 1,94 metros y pesa 1.400 kilos, es el vacuno más grande de un país donde viven millones de cabezas de ganado.

Precisamente su tamaño su tamaño ha sido su salvación. Así lo explica Geoff Pearson, el propietario de la granja donde vive nuestro pequeño protagonista desde que llegó con solo 12 meses. "Siempre fue un novillo destacado de los demás, un poco más grande que el resto", contó a la BBC.

Pearson intentó subastarlo el mes pasado, pero los mataderos se negaron a adquirirlo ya que consideraron que por su excesivo peso y tamaño era imposible llevarlo a una procesadora.

Ahora vivirá el resto de su vida en el criadero del lago Preston, en Myalup, al sur de Perth. Pearson, que ha recibido multitud de llamadas de los medios locales para contar la historia del buey, espera darle una vida feliz.

Ademas, cuenta, tiene una gran importancia en la manada ya que hace de líder de los otros bovinos, quienes lo siguen.