Aunque no es la primera vez que realiza este gesto, el papa Francisco generó mucha controversia este lunes, durante su visita al Santuario de Loreto, por la forma brusca en la que apartaba la mano cada vez que uno de sus fieles intentaba besarle el anillo.

En un vídeo difundido por el corresponsal en Roma de la emisora católica EWTN, Edward Pentin, se ve cómo el papa aparta la mano cada vez que alguien se agacha para besarlo, creando una situación un tanto incómoda que se repite una y otra vez hasta que los últimos de la fila optan por no repetir el gesto.

"Hoy, en Loreto, el Papa no quiere que no los fieles formen fila para saludarlo y darle un beso en el anillo, y les aparta la mano. Esto es algo que ha hecho con bastante regularidad durante su Pontificado, aunque no tan insistentemente como hoy", escribió Pentin.

Algunos aseguran que Jorge Bergoglio tan solo quería reducir el tiempo de cada saludo y agilizar el avance de la cola, pero la mayoría coinciden en que tan solo es un gesto de humildad y una muestra más de que el papa Francisco está intentando acabar con los comportamientos jerárquicos propios del clericalismo más tradicional.

El vídeo ha generado numerosas reacciones en redes, desde alabanzas hasta gestos de asombro, indignación y chistes, muchos chistes.