Cómo evitar las discusiones en pareja con el método 7-38-55: cuando la importancia de la comunicación reside en los gestos

Discusión de pareja.
Discusión de pareja.
Getty Images
Discusión de pareja.

Más que el amor, es la comunicación la clave para que una relación funcione. Nos lo han enseñado -con prueba y error- las películas de Disney y las comedias románticas de Hollywood en las que, aunque a penas hay momentos de silencios, los protagonistas acaban enredados en disputas y contratiempos dignos de estudio. ¿La razón? Su nefasta capacidad para comunicarse adecuadamente.

Con este precepto, el psicólogo armenio Albert Mehrabain, dedicó su vida al estudio de la comunicación no verbal y presentó, en los años 60, dos trabajos que serían la piedra angular para el estudio de esta cara oculta de las interacciones humanas. En ellos aparecía por primera vez la regla 7-38-55, aplicada a ámbitos tan dispares como la comunicación política o la criminología. 

Qué es el método 7-38-55 y cómo aplicarlo

Tras años de estudios y experimentos, Merhabian concluyó que cuando una persona comunica sentimientos, intervienen tres elementos que conforman el mensaje: palabras, tono de voz y expresión facial, contribuyendo de manera diferente a la eficaz comprensión del oyente.

De este modo, para una comunicación eficaz de las emociones, es necesario que las tres facetas sean coherentes, de lo contrario, el receptor podría sentirse confundido, e incluso irritado con el mensaje.

Concretamente, Merhabian establecía que el 7% de nuestra comunicación consiste en las palabras que pronunciamos, el 38% lo transmitimos con nuestro comportamiento verbal  (la voz) y, por último, el 55 % de nuestra comunicación es el resultado de la comunicación no verbal, o sea, de nuestro cuerpo.

Así, por ejemplo, cuando una persona te cuenta un problema grave gritando y gesticulando excesivamente, no logrará que empatices con él. Tampoco aquellas personas que dicen encontrarse bien, pero su tono y sus gestos dicen lo contrario. 

Cuatro canales: verbal, vocal y visual

En este método, que se aplica, especialmente en conversaciones sentimentales, según el estudio de Mehrabian, influyen cuatro canales: canal verbal (palabras), canal vocal (tono de voz) y canal visual (lenguaje corporal).

Así, la conclusión del estudio asegura que si no concuerda lo transmitido con el tono de voz y el lenguaje no verbal, se priorizará lo que se percibe a través de los canales no verbales.

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento