La rata Magawa se jubila tras cinco años localizando minas antipersona

Con su medalla de oro al cuello, la rata Magawa se despide y deja muy alto el listón. Puede que ni ella misma lo sepa, pero ha salvado decenas de vidas en Camboya.
Con su medalla de oro al cuello, la rata Magawa se despide y deja muy alto el listón. Puede que ni ella misma lo sepa, pero ha salvado decenas de vidas en Camboya.
Con su medalla de oro al cuello, la rata Magawa se despide y deja muy alto el listón. 
ATLAS

La rata Magawa se jubila tras cinco años buscando minas antipersona o artefactos explosivos en los campos de Camboya. A sus espaladas, esta rata de abazones gigante austral ha conseguido localizar 71 minas antipersona y 38 artefactos antes de que explotaran e hicieran daño a alguien. 

Hace unos meses, la PDSA, una organización inglesa que otorga 30 medallas para distinguir a diferentes animales, condecoró a Magawa con una de ellas por su gran labor olfateando minas antipersona y artefactos explosivos enterrados. 

Magawa tiene un gran olfato capaz de oler los químicos de estos objetos, aunque afortunadamente su peso tan escaso hace que no exploten cuando ella pasa por encima. Por ello, se ha convertido en un instrumento imprescindible en Camboya, donde muchos ciudadanos aran con miedo sus tierras. 

Estas ratas son sometidas a un proceso de entrenamiento o adiestramiento por el cual aprenden a olfatear los químicos presentes en las minas y explosivos. Es la ONG APOPO (Anti-Persoonsmijnen Ontmijnende Product Ontwikkeling) la que lleva a cabo el entrenamiento. 

El director ejecutivo, Christophe Cox, explica cómo se hace: "Se les enseña a detectar un compuesto químico dentro de los explosivos, en cuyo punto, rascan la parte superior para alertar a sus adiestradores". 

Tras cinco años de ardua labor, Magawa se merece un descanso. Aunque, obviamente no es consciente de todas las vidas que ha salvado, muchos habitantes de Camboya le estarán eternamente agradecidos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento