Invierte más de 85.000 euros en operaciones estéticas para lograr parecerse a un elfo

Un fan de los libros y películas de fantasía, que sueña con convertirse en un elfo en la vida real, se ha gastado más de 70.000 euros en cirugía plástica para hacer realidad su sueño.
Un fan de los libros y películas de fantasía, que sueña con convertirse en un elfo en la vida real, se ha gastado más de 70.000 euros en cirugía plástica para hacer realidad su sueño.
El joven se ha sometido a más de 32 operaciones.
Zoomin

Luis Padrón, un joven argentino de 29 años, lleva cinco años sometiéndose a distintas operaciones estéticas y cirugías para lograr su mayor sueño: parecerse a un elfo. Pese a haber pasado por 32 intervenciones, Luis considera que aún le falta bastante para poder conseguir ser como quiere.

Se realizó su primera operación a los 14 años, cuando obtuvo el permiso de sus padres para someterse al tratamiento con la única condición de que él corriera con todos los gastos. "Después de mi primer retoque, la nariz, me sentí superbién. Sentí que finalmente empezaba a convertirme en lo que quería ser", explica Luis Padrón.

"Siempre digo que la cirugía plástica es como una montaña rusa. Da miedo antes de empezar; es una locura mientras lo estás haciendo y cuando has terminado y has salido ya quieres volver a hacerlo otra vez", agrega Luis. El joven ha invertido más de 85.000 euros en estos tratamientos de belleza, aunque desvela que la mayoría de los gastos han corrido a cargo de patrocinadores.

Las modificaciones estéticas de Luis son de lo más variadas: "Me he hecho todo lo que te puedas imaginar. Desde la forma de los ojos, el color, la línea del pelo a lo vampiro, la nariz de duende, la raya del ojo, labios...". Todo ello para lograr convertirse en un "ser de fantasía de carne y hueso".

Tras retocarse, en Corea del Sur, la línea de la mandíbula, optó por una liposucción en la barbilla, el retoque del mentón y las orejas de elfo. Sin embargo, la operación en el país asiático no supuso una gran satisfacción para Luis que, ahora, busca un nuevo cirujano para afilar su rostro y conseguir parecerse a un dibujo animado. "No quiero una cara natural, quiero algo cercano a la perfección", defiende el modelo de cirugía plástica.

Luis fue víctima de bullying durante su etapa escolar, pues era más creativo que el resto de niños, lo que le ponía en el centro de todas las dianas. Ahora, por los mismos motivos que sufrió las burlas de sus compañeros, muchas personas le quieren y siguen su proceso de transformación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento